El arte de conducir las emociones

Imagen por:   Kristopher Roller

Imagen por: Kristopher Roller

Creatividad Altamente Sensible

La Otra Cara - Primera parte

Resulta tan irónico, solemos expresar cómo nos sentimos sólo cuando interactuamos con otras personas. Apenas vemos a alguien  le preguntamos: ¿Cómo estás?, ¿cómo te sientes? Muy rara vez nos hacemos esas preguntas a nosotros mismos. Pareciera que necesitáramos de otra persona para poder expresar nuestras emociones.

En momentos donde confirmamos que ambos estamos «bien» nos retroalimentamos de esa energía positiva. Si confesamos que nos sentimos  «mal», las preguntas que les siguen a esas respuestas son: ¿Por qué?, ¿qué tienes?; le damos más importancia a describir las emociones «negativas» porque como su palabra lo indica, sentimos que en ese momento carecemos de la otra cara; es decir, de una perspectiva positiva.

Como muchos de ustedes ya deben saber, los venezolanos estamos pasando por un momento de bastante oscuridad dentro y fuera del país. Nos hemos quedado literalmente sin electricidad física y emocional por días enteros o por intervalos de tiempo. El otro día compartí mis sentimientos en las historias de Instagram, confesando lo que me estaba pasando en ese momento. El miedo había paralizado mi creatividad y necesitaba que alguien me diera algunas ideas de cómo podía darle apoyo a los venezolanos. Estoy dentro del problema por lo que me cuesta ser objetiva  y no involucrarme emocionalmente.

Al darme cuenta del mensaje que había enviado, se me ocurrió desbloquear mi creatividad tomando acción. Decidí escribir este post.

Las emociones altas tales como: la euforia, la alegría, el optimismo, la pasión y la curiosidad; entre otras, nos hacen sentir bien por lo que las podemos aprovechar para desarrollar el pensamiento divergente, realizar asociaciones inusuales, ser flexibles ante los cambios y  resolver problemas con mayor facilidad. Por el contrario, las emociones bajas como: la tristeza, el desánimo, la ansiedad, la impotencia o el dolor, entre otros; nos permiten ser más introspectivos para conectar con lo que sentimos. El arte de conducir estas emociones bajas está en aprender a observarlas para poder transformarlas en actos creativos.

Ambos estados de vibración son herramientas favorables de las que podemos valernos para el desarrollo de la creatividad.

💫 Continúa en el próximo post...

La creatividad está en el proceso no en el resultado

Creatividad Altamente Sensible

Vivimos en una edad de oro para el desarrollo de la capacidad artística y creativa pero si no nos hacemos conscientes de ello y no luchamos por cambiar primero nuestra mentalidad y luego el modo en que la mayoría de las empresas operan actualmente; estamos perdiendo la oportunidad más grande que ha existido en la historia para poder sembrar nuestro grano de arena y reparar los daños causados al planeta desde la época de la revolución industrial.

Gracias a las revoluciones tecnológicas que han sucedido desde aquel entonces y a el ingenio de muchos hombres y mujeres que trabajaron arduamente para que hoy podamos hablar de optimización, internet a alta velocidad, realidad virtual e inteligencia artificial; es inconcebible que no aprovechemos estos avances para cambiar la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con la tecnología, el exceso de información y el mundo en general.

La epidemia del burnout (agotamiento por exceso de trabajo), y el alto índice de personas con tratamiento psiquiátrico para tratar la depresión, la ansiedad y el estrés, se debe a una forma de trabajo adaptada a la antigüedad. No somos hombres máquinas somos seres creativos. Es hora de utilizar la creatividad para conectar con nuestra esencia y resolver los problemas de carácter ambiental y humanitario.

Si queremos innovar en áreas humanas, necesitamos tiempo para pensar, para conocer nuestro ritmo de productividad  y proceso de creación. La optimización es para los robots y como explica Jocelyn K. Glei:

La creatividad resiste la eficiencia. Sin embargo, vivimos en un mundo que insiste en que todo puede hacerse más eficiente. Entonces, ¿qué sucede cuando la inspiración no puede ser optimizada?
— Jocelyn K. Glei

El ritmo del trabajo del hombre máquina es: lineal, tiene un fin y un principio, se basa en los resultados y es por hora. En contradicción, el ritmo del trabajo creativo es: cíclico, sensible, holístico y orgánico. Tiene su propio ritmo; puede que te paguen por ello pero es difícil cuantificar su precio: escribir un poema, criar a un hijo, crear una nueva fórmula, resolver una neurosis, modificar un patrón, etc. Es un trabajo intencional que se basa en el proceso no en el resultado final.

Ya contamos con la tecnología para que la robótica haga los trabajos pesados. Es tiempo de  enfocarse en los detalles, trabajar a nivel granular para aprender a disfrutar del proceso de creativo.

💫 Para ti ¿Qué es más importante? ¿Hacer las cosas para terminarlas o disfrutar de las cosas que haces?



La diferencia entre la capacidad artística y la creatividad

Imagen por;    JoelValve

Imagen por; JoelValve

Creatividad Altamente Sensible

Cuántas veces en tu vida has proclamado frases como: yo no sé dibujar, escribir, cocinar, etc; por lo que yo no soy creativa. ¿Cómo que no? Pregúntale a tu mamá o algún familiar con quien creciste, seguro se acuerdan de todos esos inventos que se te ocurrían y obras de artes que realizabas cuando eras un ser libre de juicio interno y de la crítica de otras personas, capaz de expresarte sin filtros; confiando siempre en tu potencial.  

Muchas personas crecen pensando que la creatividad es lo mismo que la habilidad artística, cuando en realidad no poder dibujar (o dibujar artísticamente) por dar un ejemplo, está estrechamente relacionado con la capacidad artística y no con la capacidad creativa.

La habilidad artística incluye la destreza a través del desarrollo del talento y la creatividad para crear obras de arte, tale como: escritos, pinturas, dibujos, esculturas, música, etc. La capacidad creativa es la habilidad para usar nuestra imaginación, hacer conexiones, crear nuevos inventos y resolver problemas.

La expresión artística se alimenta de la creatividad y ambas capacidades se pueden  aprender a desarrollar, al igual que se aprende un idioma.

Para ejercitar la creatividad es necesario practicar pequeños trucos tales como: mirar las cosas desde diferentes ángulos, hacerse preguntas exploratorias, meditar, colaborar con otros para generar ideas diferentes, o cualquier otro Exploratip que te permita entrenar tu creatividad.

Si aprendes a explorarte podrás observar como tu creatividad emerge de tu ser todos los días en situaciones tan simples como: elegir otra ruta cuando hay tráfico, preparar una salsa de espaguetis diferente con los pocos ingredientes que tienes en tu nevera, utilizar una silla en vez de una escalera para alcanzar un objeto a gran altura, etc.

Mi pasión por la creatividad se debe a que entre más aprendes a desarrollar esta capacidad, te empiezas a dar cuenta del poder infinito que existe dentro de ti; de todas las conexiones que puedes realizar para resolver cualquier situación en tu vida y de la gran confianza y seguridad que se siente.

Comienza este año aprovechando la capacidad creativa que ya tienes, establece la intención de practicar el mindfulness creativo y ejercitar tus habilidades cada día en actividades que te recargan de energía. En este viaje no estarás sola porque yo estaré aquí para guiarte y continuar ofreciéndote herramientas que te ayuden a potenciar tu esencia.

💫¡Feliz año nuevo de exploración creativa!🧡


Celebra tus logros

Foto: Iliana Bohème

Foto: Iliana Bohème

Creatividad Altamente Sensible

Hace dos años tuve una experiencia que cambió la percepción de mi mundo por completo. En un vuelo internacional, justo media hora antes de aterrizar, me dio un gran ataque de pánico. Uno de muchos de los que me han dado a lo largo de mi vida; el problema era que yo no sabía reconocer por su nombre esa sensación; hasta ese momento, cuando me explicaron con nombre y apellido lo que era.

Toda la vida la gente me ha dicho que soy muy nerviosa por lo cual pensé que la ansiedad era sinónimo de nervios. A partir de ese momento comencé a enfocar la atención en mi salud física y mental: empecé a meditar y a hacer yoga, a correr y caminar en la naturaleza, hacer coaching y terapia, comer alimentos nutritivos, dejé de leer las noticias nocivas sobre lo que sucede en el mundo y me dedique a consumir contenido positivo, a escribir en mi diario todos los días, a establecer sanos límites y anotar cada día todas las razones por las que me siento agradecida por la vida que tengo. Aprendí a volver a montarme en un avión no una, sino varias veces para vencer el miedo y a darle prioridad a todo aquello que es importante para mí; a registrar mis tiempos y trabajar al son de mi propio ritmo.

También  he estudiado mucho sobre la alta sensibilidad y la neuroplasticidad, es por eso que hoy comparto mis conocimientos. Es cierto que las personas sensibles suelen alterarse con mayor facilidad por tener un sistema nervioso más excitable pero en mi exploración he logrado descubrir porqué muchas personas altamente creativas caracterizadas por su gran sensibilidad suelen sufrir de ansiedad o depresión.

No era el rasgo de la alta sensibilidad el responsable de mi ansiedad; el problema era la falta de aceptación por no ser ese personaje que yo misma creé en base a las expectativas de la gente que quiero, la cultura en la que nací y de la sociedad en general. Por esa necesidad de aceptación externa que me desconecta de mi centro y me aleja de mi potencial.

Este insight no ha surgido de la nada; ha sucedido porque tengo más de un año creando nuevos caminos neuronales. La primera ruta que he comenzado a  trazar  es la de mi capacidad de observación; hoy soy capaz de reconocer la ansiedad cuando sucede y decir “Uy tengo ansiedad” antes de entrar en un ataque de pánico; y si siento que me empieza a dar el ataque soy capaz de salir de allí antes de que termine de explotar.

Aprendí que la autoexploración, la aceptación y el trabajo diario es el camino para modificar cualquier situación en la vida que nos quita energía para encargarnos de lo que realmente importa: estar bien con nosotros mismos para ofrecerle al mundo nuestro máximo potencial.

💫Y tú ¿qué descubriste durante este último año? Cuéntanos tu historia y comparte tus logros para celebrarlos contigo. 🧡


Cambia tu mente: neuroplasticidad y neurogénesis

neuroplasticidad tip.png

Creatividad Altamente Sensible

Cuando nos dedicamos a trabajar en el desarrollo de nuestro potencial hay dos conceptos que son fundamentales y fascinantes para el aprendizaje creativo. Les hablo de la neuroplasticidad y la neurogénesis.

La neuroplasticidad es la capacidad que tiene el cerebro para cambiar, es decir, de crear nuevas conexiones neuronales a través de las actividades que realizamos y los nuevos pensamientos que introducimos en nuestra mente para diseñar un nuevo programa de pensamientos.

El cerebro puede cambiar durante toda la vida, sin importar la edad que tengamos. Modificar su estructura y los patrones arraigados en la memoria a largo plazo lleva su tiempo (individual para cada persona) pero al contrario de lo que se creía antes, sí se puede cambiar sin importar el paso de los años.


Así mismo, la neurociencia ha descubierto que el cerebro se recrea través de la neurogénesis.


La neurogénesis es la capacidad que tiene el cerebro de generar y de duplicar nuevas células conocidas como células madres. En el campo de la neurociencia se ha descubierto que estas células vírgenes, es decir; células que aún no han sido divididas se mantienen intactas a lo largo de toda nuestra vida en ciertas áreas del cerebro.  

Tanto para recrear nuevas neuronas como para fortalecer y prolongar la vida de las mismas es necesario realizar actividades físicas y mentales que estimulan los cambios: esforzándonos a aprender más sobre aquellas cosas que ya dominamos, creando nuevos hábitos, siendo constantes, disciplinados y sobre todo amables con nosotros mismos.

💫 Continúa en el próximo post...


Valora tu Intensidad

Imagen por:   abbs johnson

Imagen por: abbs johnson

Creatividad Altamente Sensible

Cuántas veces te has dicho cosas como: “el trabajo que estoy haciendo no sirve; yo no soy original; yo no sirvo para esto …”

Cuando la mente decide viajar a través del agujero negro de la autodestrucción entramos en un plano sin fin que nos paraliza y ese miedo de “no soy suficiente” bloquea por completo nuestra capacidad creativa. Sentirse estancado y con la autoestima baja es parte del proceso de creación; a todos nos pasa, el problema se presenta cuando no lo reconoces y te quedas atrapada dentro de tu propio diálogo mortífero.

Hay que aprender a observar el sentimiento, para reconocerlo y  poder transformar el dolor en una obra de arte.

Con los años he aprendido que la mejor manera de sanar y fortalecer el autoestima, es aceptando nuestra intensidad para aprender a trabajar con ella en favor de nuestra creatividad.

Sólo tú eres capaz de reconocer cuál es su fuerza, sólo tú puedes ser dulce contigo misma; todos los días, a través de prácticas de cuidado propio que te ayuden a descubrirte para hacer brotar tu esencia creativa.



Creatividad a flor de piel

Foto; Iliana Bohème

Foto; Iliana Bohème

Creatividad Altamente Sensible

En las investigaciones realizadas sobre los tipos de personalidad del MBIT, se ha podido comprobar que las personas que se caracterizan por tener una personalidad altamente creativa son las que obtienen como resultado los indicadores: INTP, INFP, ENTP o ENFP, debido a que la creatividad se correlaciona más fuertemente con la intuición (N) y la percepción (P).

Sin embargo, se ha demostrado que muchas personas altamente sensibles a pesar de ser muy intuitivas y/o perceptivas se les hace difícil reconocer su potencial creativo; piensan que la creatividad no está en ellos, hasta que se ven haciendo un trabajo monótono o estudiando una carrera que no resuena con ellos para sentir su necesidad de expresar su creatividad en otro ámbito profesional o personal.

Paradójicamente, una vez que descubren su potencial les cuesta convertir sus ideas en productos tangibles y reconocer el valor de su trabajo. Los grandes proyectos como pueden ser: escribir un libro o hacer un álbum de música, son mucho más desafiantes de lo que imaginaban; se sobresaturan con todas las instrucciones y exceso de información por lo que la ansiedad los invade bloqueando su creatividad.

Mi indicador es ENFP y cuando leí sobre los resultados de estos estudios, comprendí que esto sucede porque no somos conscientes del ritmo de nuestro proceso de creación. Las personas altamente sensibles necesitamos tiempo para recargar energía y diseñar una estructura que nos permita ejecutar un plan de acción adaptado a nuestras necesidades.

Mi experiencia me ha enseñado que para poder tener éxito en la realización de nuestros proyectos creativos, primero necesitamos comprender cuál es nuestro proceso y elegir aquellos proyectos que sean significativos y que estén alineados con nuestros valores.  Si no sintonizamos con lo que nuestro corazón realmente quiere es cuando se presentan los problemas de ansiedad, agobio y desequilibrio emocional.