Celebra tus logros

Foto: Iliana Bohème

Foto: Iliana Bohème

Creatividad Altamente Sensible

Hace dos años tuve una experiencia que cambió la percepción de mi mundo por completo. En un vuelo internacional, justo media hora antes de aterrizar, me dio un gran ataque de pánico. Uno de muchos de los que me han dado a lo largo de mi vida; el problema era que yo no sabía reconocer por su nombre esa sensación; hasta ese momento, cuando me explicaron con nombre y apellido lo que era.

Toda la vida la gente me ha dicho que soy muy nerviosa por lo cual pensé que la ansiedad era sinónimo de nervios. A partir de ese momento comencé a enfocar la atención en mi salud física y mental: empecé a meditar y a hacer yoga, a correr y caminar en la naturaleza, hacer coaching y terapia, comer alimentos nutritivos, dejé de leer las noticias nocivas sobre lo que sucede en el mundo y me dedique a consumir contenido positivo, a escribir en mi diario todos los días, a establecer sanos límites y anotar cada día todas las razones por las que me siento agradecida por la vida que tengo. Aprendí a volver a montarme en un avión no una, sino varias veces para vencer el miedo y a darle prioridad a todo aquello que es importante para mí; a registrar mis tiempos y trabajar al son de mi propio ritmo.

También  he estudiado mucho sobre la alta sensibilidad y la neuroplasticidad, es por eso que hoy comparto mis conocimientos. Es cierto que las personas sensibles suelen alterarse con mayor facilidad por tener un sistema nervioso más excitable pero en mi exploración he logrado descubrir porqué muchas personas altamente creativas caracterizadas por su gran sensibilidad suelen sufrir de ansiedad o depresión.

No era el rasgo de la alta sensibilidad el responsable de mi ansiedad; el problema era la falta de aceptación por no ser ese personaje que yo misma creé en base a las expectativas de la gente que quiero, la cultura en la que nací y de la sociedad en general. Por esa necesidad de aceptación externa que me desconecta de mi centro y me aleja de mi potencial.

Este insight no ha surgido de la nada; ha sucedido porque tengo más de un año creando nuevos caminos neuronales. La primera ruta que he comenzado a  trazar  es la de mi capacidad de observación; hoy soy capaz de reconocer la ansiedad cuando sucede y decir “Uy tengo ansiedad” antes de entrar en un ataque de pánico; y si siento que me empieza a dar el ataque soy capaz de salir de allí antes de que termine de explotar.

Aprendí que la autoexploración, la aceptación y el trabajo diario es el camino para modificar cualquier situación en la vida que nos quita energía para encargarnos de lo que realmente importa: estar bien con nosotros mismos para ofrecerle al mundo nuestro máximo potencial.

💫Y tú ¿qué descubriste durante este último año? Cuéntanos tu historia y comparte tus logros para celebrarlos contigo. 🧡