La creatividad está en el proceso no en el resultado

Creatividad Altamente Sensible

Vivimos en una edad de oro para el desarrollo de la capacidad artística y creativa pero si no nos hacemos conscientes de ello y no luchamos por cambiar primero nuestra mentalidad y luego el modo en que la mayoría de las empresas operan actualmente; estamos perdiendo la oportunidad más grande que ha existido en la historia para poder sembrar nuestro grano de arena y reparar los daños causados al planeta desde la época de la revolución industrial.

Gracias a las revoluciones tecnológicas que han sucedido desde aquel entonces y a el ingenio de muchos hombres y mujeres que trabajaron arduamente para que hoy podamos hablar de optimización, internet a alta velocidad, realidad virtual e inteligencia artificial; es inconcebible que no aprovechemos estos avances para cambiar la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con la tecnología, el exceso de información y el mundo en general.

La epidemia del burnout (agotamiento por exceso de trabajo), y el alto índice de personas con tratamiento psiquiátrico para tratar la depresión, la ansiedad y el estrés, se debe a una forma de trabajo adaptada a la antigüedad. No somos hombres máquinas somos seres creativos. Es hora de utilizar la creatividad para conectar con nuestra esencia y resolver los problemas de carácter ambiental y humanitario.

Si queremos innovar en áreas humanas, necesitamos tiempo para pensar, para conocer nuestro ritmo de productividad  y proceso de creación. La optimización es para los robots y como explica Jocelyn K. Glei:

La creatividad resiste la eficiencia. Sin embargo, vivimos en un mundo que insiste en que todo puede hacerse más eficiente. Entonces, ¿qué sucede cuando la inspiración no puede ser optimizada?
— Jocelyn K. Glei

El ritmo del trabajo del hombre máquina es: lineal, tiene un fin y un principio, se basa en los resultados y es por hora. En contradicción, el ritmo del trabajo creativo es: cíclico, sensible, holístico y orgánico. Tiene su propio ritmo; puede que te paguen por ello pero es difícil cuantificar su precio: escribir un poema, criar a un hijo, crear una nueva fórmula, resolver una neurosis, modificar un patrón, etc. Es un trabajo intencional que se basa en el proceso no en el resultado final.

Ya contamos con la tecnología para que la robótica haga los trabajos pesados. Es tiempo de  enfocarse en los detalles, trabajar a nivel granular para aprender a disfrutar del proceso de creativo.

💫 Para ti ¿Qué es más importante? ¿Hacer las cosas para terminarlas o disfrutar de las cosas que haces?