El arte de conducir las emociones

Imagen por:   Kristopher Roller

Imagen por: Kristopher Roller

Creatividad Altamente Sensible

La Otra Cara - Primera parte

Resulta tan irónico, solemos expresar cómo nos sentimos sólo cuando interactuamos con otras personas. Apenas vemos a alguien  le preguntamos: ¿Cómo estás?, ¿cómo te sientes? Muy rara vez nos hacemos esas preguntas a nosotros mismos. Pareciera que necesitáramos de otra persona para poder expresar nuestras emociones.

En momentos donde confirmamos que ambos estamos «bien» nos retroalimentamos de esa energía positiva. Si confesamos que nos sentimos  «mal», las preguntas que les siguen a esas respuestas son: ¿Por qué?, ¿qué tienes?; le damos más importancia a describir las emociones «negativas» porque como su palabra lo indica, sentimos que en ese momento carecemos de la otra cara; es decir, de una perspectiva positiva.

Como muchos de ustedes ya deben saber, los venezolanos estamos pasando por un momento de bastante oscuridad dentro y fuera del país. Nos hemos quedado literalmente sin electricidad física y emocional por días enteros o por intervalos de tiempo. El otro día compartí mis sentimientos en las historias de Instagram, confesando lo que me estaba pasando en ese momento. El miedo había paralizado mi creatividad y necesitaba que alguien me diera algunas ideas de cómo podía darle apoyo a los venezolanos. Estoy dentro del problema por lo que me cuesta ser objetiva  y no involucrarme emocionalmente.

Al darme cuenta del mensaje que había enviado, se me ocurrió desbloquear mi creatividad tomando acción. Decidí escribir este post.

Las emociones altas tales como: la euforia, la alegría, el optimismo, la pasión y la curiosidad; entre otras, nos hacen sentir bien por lo que las podemos aprovechar para desarrollar el pensamiento divergente, realizar asociaciones inusuales, ser flexibles ante los cambios y  resolver problemas con mayor facilidad. Por el contrario, las emociones bajas como: la tristeza, el desánimo, la ansiedad, la impotencia o el dolor, entre otros; nos permiten ser más introspectivos para conectar con lo que sentimos. El arte de conducir estas emociones bajas está en aprender a observarlas para poder transformarlas en actos creativos.

Ambos estados de vibración son herramientas favorables de las que podemos valernos para el desarrollo de la creatividad.

💫 Continúa en el próximo post...