Descubre cómo soñar despierta la creatividad y aumenta la productividad

Foto por: Dayne Topkin

Foto por: Dayne Topkin

Para muchas personas eso de trabajar de 8:00 a.m. a 5:00 p.m. con sólo media hora para almorzar, puede convertirse en una pesadilla lúcida bloqueando su capacidad creativa en un 100%.

De acuerdo con diferentes estudios científicos sobre el sueño y los ritmos biológicos, el ser humano tiende a entrar en un estado de sueño profundo de  2:00 a 4:00 a.m. y de 1:00 a 3:00 p.m., es decir a la hora del almuerzo. A diario las personas utilizan el café, té negro y otras bebidas estimulantes como pócimas energéticas para salir de ese estado de ensoñación y pesadez que irónicamente resulta útil para su proceso creativo y por ende productivo. 

En la corteza frontal del cerebro se encuentra nuestra capacidad de atención, planificación y memoria. Toda la información que entra a través de nuestros cinco sentidos pasa por el lóbulo frontal para luego ser procesado y organizado en la cabeza. Cuando nos sentimos cansados, es porque en esta área del cerebro se reduce la producción de dopamina y entramos en un estado de reposo, parecido al de las computadoras cuando no trabajan, dejando de prestar atención a toda la información que percibimos a nuestro alrededor. Es en este preciso momento que sentimos agotamiento que empezamos a despertar la creatividad. Dejamos de ser analíticos para permitirnos hacer volar las ideas que serían enjuiciadas por el lóbulo frontal; como el gran juez no está presente para dictaminar una sentencia sobre la perfección de nuestro trabajo, somos libres para crear sin límites. 

¿Cómo obtener una productividad de ensueño?

vino y creatividad

Bebe alcohol

¿Sabías que una copa de vino o un vaso de cerveza pueden ayudarte a revelar tu creatividad? Resulta que cuando bebemos de forma moderada se produce el mismo estado de agotamiento que sentimos cuando tenemos sueño, así que si deseas estimular tu creatividad sólo necesitas beber un mínimo de alcohol. Máximo dos copas, pues más de dos tragos bloquearán tu creatividad y nada interesante sucederá en tu cabeza.
 

limbo ideas

Invita al aburrimiento a tú vida

¿No te gusta el alcohol y por lo general todo te aburre? Aprovecha ese momento de máximo aburrimiento para dejar vagar tu mente en el limbo, eso sí, toma notas de lo que ocurre en ese submundo de ideas inimaginables.

Power Naps

Se ha comprobado de forma científica que una pequeña siesta entre las horas de trabajo hace que nuestros químicos en el cerebro vuelvan a producir dopamina y activar nuestra vigilia al despertarnos. 20 minutos de descanso son buenos para proporcionar un impulso de alerta en nuestro organismo. Si duermes de 30 a 60 minutos mejorará tu memoria cognitiva y creatividad, y si necesitas resolver problemas complejos, la solución está en dormir entre 60 y 90 minutos. Cuando despiertes verás la luz.

Foto por: iris Juana

Foto por: iris Juana

Siesta de cafeína

Una siesta cafeína o siesta energética, consiste en beber una taza pequeña de café espresso (negro, sin leche y azúcar)  e inmediatamente acostarse o ponerse en posición de descanso y a hacer una siesta por un período de 15 minutos. Cuando despiertes procura retomar inmediatamente el trabajo que estabas haciendo para poder terminarlo ya que seguramente te sentirás empoderada.

Estas son algunas técnicas para aumentar tu productividad durante el día. Para descubrir cómo puedes incrementar tu creatividad durante la noche escucha cómo interpretar los sueños. En este podcast encontrarás información muy útil sobre los beneficios de soñar despierto y aprenderás todo sobre los sueños lúcidos.

Si tienes otras técnicas para desarrollar una productividad soñada, te invito a compartirlas en los comentarios de este post, entre más ideas exploremos sobre los sueños, más posibilidades tendremos de expandir nuestro campo cognitivo.

Ideas divergentes para pensar fuera de la caja

Todos los días descubrimos que hay trabajos que se nos son fáciles de hacer, tenemos lo que llaman ‘talento innato’ y nos sentimos a gusto en nuestra zona de confort. De la misma manera, nos damos cuenta de que hay actividades y/o relaciones que nos resultan ‘imposibles’ de realizar o de terminar: un noviazgo, una amistad, un proyecto, trabajo o estudio, algún deporte y cualquier tarea que nos demande pensar y esforzarnos para lograr nuestro objetivo: aprender a desarrollar nuevas habilidades y detonar nuestra creatividad.

¿Para qué me voy a esforzar en lo que no puedo hacer si soy tan hábil realizando otras labores? Nos decimos a nosotros mismos ‘no puedo con esto ahora’. De repente, tu voz interna te dice: ‘tu momento de solucionar las cosas es AHORA’. Te miras en el espejo, tratando de visualizar a tu voz interna reflejada en tu autorretrato que te habla, pidiéndote que te arriesgues y busques una solución. Te le quedas mirando de frente y le preguntas: ¡Ajá! ¿Dime cómo puedo hacerlo?

Es muy sencillo, necesitamos despertar nuestra creatividad. Muchos de ustedes mientras leen pensarán ‘Pues yo no soy creativ@’. Te cuento que sí lo eres…

¿Qué es ser creativo?

“La creatividad se define como cualquier acto, idea o producto que cambia un campo ya existente en un nuevo, o que transforma un campo ya existente en uno nuevo... El concepto de persona creativa es alguien cuyos pensamientos y actos cambian un campo o establecen un nuevo campo”. Mihály Csíkszentmihályi.

Todos los seres humanos somos capaces de generar ideas radiantes y útiles para nuestra vida diaria, a través del descubrimiento de nuestro pensamiento creativo; una herramienta que todos tenemos y que podemos desarrollar con diversas técnicas o métodos.

Debemos abrir el espectro cognitivo haciendo uso de nuestros múltiples pensamientos.

Foto   por : Cristina Gottardi

Foto por: Cristina Gottardi

Según el psicólogo Edward de Bono, el pensamiento creativo se puede desarrollar utilizando el método del pensamiento lateral (divergente) que haciendo uso del razonamiento lógico para la visualización de un problema, busca soluciones alternativas para resolver el dichoso inconveniente. Cuando utilizamos el pensamiento lateral el cerebro se ilumina y nos lleva a abrir otras puertas, que antes eran imperceptibles, por la costumbre de moverse dentro de un mismo espacio.

Lo que necesitamos es “pensar fuera de la caja”. Edward De Bono.

Como ven, existe una infinidad de posibilidades para poder resolver los problemas que se nos presentan, sólo tenemos que pensar de una forma diferente para encontrar ideas que aporten valor.

Y, ¿cómo lo hago?

Necesitas:

  • Pensar en una palabra clave. Ejemplo: árbol.
  • Un calidoscopio, si no tienes uno haz clic aquí para aprender a hacerlo tú mismo.
  • Un cuaderno de notas en blanco.
  • Bolígrafos y lápices de colores.
  • Un playlist de música para la concentración.

¿Todo listo? ¡Genial!

Dale play a la música; toma el calidoscopio, apunta hacia la luz, gíralo y observa por su agujero la cantidad de formas y colores diferentes que se nos presenta, deja que las ideas fluyan en tu mente y luego escríbelas o dibújalas en tu cuaderno. Repite este ejercicio cuantas veces sea necesario, tu pensamiento creativo no tiene límites, ;)

kalidoscope Explorandoi.png

Puedes dejar tus comentarios y compartir tu lluvia de ideas. En Explorando Ideas nos encantan los mensajes con ingenio. ;)

 

¿Cómo descubro lo que me apasiona?

Cuando conozco alguna persona que desde su infancia reconoce sus pasiones y/o talentos, comunicándole al mundo que cuando sea grande quiere ser: “director de cine” por nombrar alguna profesión; y este deseo, perdura en su interior sin borrarlo de su memoria con la metamorfosis que sufrimos al convertirnos en adultos; no me queda más que querer diseccionarla desde el otro lado del espejo para detallar qué partículas se han mantenido intactas en su ser con el paso del tiempo, pues cuando hacemos la pregunta filosófica sobre el azar de nuestra vida profesional, los que lo tienen claro desde pequeños suelen responder que siempre les gustó su vocación pero no saben explicar cómo sucedió.

La respuesta a la pregunta ¿qué quieres ser cuándo seas grande? Por lo general sufre transformaciones a lo largo de nuestra vida. Lo más común de esta historia es encontrarnos con personas que pasado los 25 años, realizando varios estudios y trabajando en diferentes campos laborales, aún están en búsqueda de definir qué quieren hacer por el resto de la vida. Y es que aquí está el gran problema para muchos; si cambiamos constantemente a través de nuestras experiencias la frase “por el resto de la vida” se convierte en un dicho que puede asfixiar a muchos, sobre todos si en el día a día nuestro ser descubre que uno es bueno para más de una profesión o actividad y que tiene muchos dotes por aportar en diversas áreas de su vida diaria.

Rompe un espejo imaginario

Para podernos analizarnos necesitamos vernos en un espejo roto que se encuentre fragmentado en varios pedazos y estos pedazos, a su vez, deben estar esparcidos por el suelo desordenadamente de forma que trabajemos sobre nosotros mismos observándonos desde diferentes ángulos. Déjate llevar y no intentes unir las piezas del rompecabezas como tu memoria lo recuerda, hoy eres otra persona.

Hoy, eres un adulto que recuerda las pasiones más importantes de su niñez y es capaz de combinarlas con otros intereses para crear una nueva imagen sobre ti mismo.

Olvida el dicho que los espejos rotos tienen fama supersticiosa de traer siete años de mala suerte o peor aún de mal sexo. Cuando un espejo se rompe es capaz de enseñarte las diferentes versiones de ti mismo y creo que por eso lo convirtieron en tabú. Lo que sí está comprobado científicamente es que cortan y aquí en Explorando Ideas no queremos accidentes, por lo que te aconsejo hacer un collage de imágenes manteniendo la idea de desfragmentarse por completo para reinventarse de nuevo.

Para construir tu cartelera visual te recomiendo tener a mano:

  • Revistas de papel
  • Una hoja en blanco
  • Tijeras
  • Goma de pegar
  • Un playlist de música
  • Un cronómetro
  • Una cámara fotográfica
  • Impresora con tinta de colores

En un tiempo de un minuto debes recortar todas las imágenes reales y oníricas que intuitivamente resalten a través del paso de las hojas. Una vez culminado ese tiempo, tienes cinco minutos máximos por cronómetro para pegar las imágenes en el papel sin estructuras preconcebidas, tomarle una foto, imprimirla y exponer quién eres en la puerta de la nevera de tu casa. Al exhibir las imágenes podrás compartir tu ser por medio de tu obra de arte con tus amigos íntimos y familiares, pues es a través de los ojos de los otros que podemos ver el reflejo de nuestra alma.

Y tú ¿ya eres quién querías ser cuándo fueras grande o aún lo estás por descubrir? Comparte tu experiencia, collage y nuevas ideas para ayudar a otros a descubrir su potencial creativo.