Los beneficios de la vida slow en la creatividad

Vida Slow.png

Mindfulness Creativo

En mi exploración sobre cómo diseñar un estilo de vida que vaya acorde a nuestra naturaleza sensible y creativa, he descubierto que lo mejor es aprender a vivir más despacio; según nuestros propios términos y no según el que impone la sociedad a través de sus reglas one size fits all (la misma talla para todos).

Desde hace más de una década existe un movimiento en el mundo que se conoce como Slow living (vivir lentamente) o como le decimos algunos, vida slow (vida lenta) que consiste en vivir un estilo de vida de acuerdo a tu ritmo, intenciones, valores y el modo de vida que deseas crear para ti. El  movimiento SLOW nació en contraposición al movimiento frenético de consumo de comida rápida ocurrido en el mundo occidental y en especial en Italia durante los años 80. Fue allí, en el país de la comida más exquisita del mundo (bueno, por lo menos para mí) que comenzó el movimiento de comida lenta. S.L.O.W. es un acrónimo en Inglés que significa:  Sostenible, Local, Orgánico y Entero. Esta resolución, marcó el comienzo de una nueva filosofía de vida.

El concepto de la  vida slow, parte de un movimiento que nos invita a detener el ritmo desenfrenado de consumo de comida rápida, cualquier otro tipo de producto, actividades e información impuesta por la sociedad; donde las veinticuatro horas que tenemos al día, o más bien las dieciséis horas (si respetas tus 8 horas mínimas de sueño) no alcanzan para nada porque nos sobresaturamos de actividades por hacer y comprar para evitar pensar y reflexionar sobre las cosas y los caminos que realmente queremos tomar en nuestra vida.

Vivimos en una sociedad que nos ha vuelto adictos a la velocidad porque entre más rápido vamos, menos tiempo tenemos para pensar y crear. Y si no tenemos tiempo para pensar; consumimos cosas que a la larga no nos llenan, transformando la sensación de vacío en adicciones, ansiedades, depresiones y un sin fin de enfermedades.

Detenerte a pensar para dejar de correr no significa que no eres productiva. Al contrario, estás cuidando de ti. Si te pasas la vida corriendo y consumiendo nunca tendrás tiempo de explorar tu creatividad.
— Iliana Bohème

Exploratips para crear una nueva mentalidad y diseñar un estilo de vida slow.


🌟Vive con intención. La intencionalidad consiste en tomar decisiones conscientes. Cada vez que vas a hacer algo pregúntate: ¿Para qué lo vas a hacer?,  ¿cuáles son los beneficios?, ¿cómo te vas a sentir? Si lo que vas a hacer no te va a traer nada positivo es tiempo de eliminar lo que no sirve y modificar la idea para hacer lo que realmente deseas.

🌟Menos es más. El minimalismo es otro estilo de vida que va de la mano con la vida slow. No se trata de no tener cosas, se trata de  tener cosas materiales que te hagan sentir bien; como dice Marie Kondo “spark joy”. No se trata de no hacer actividades, se trata de hacer menos actividades al día para poder estar presente en lo que haces y no ir corriendo de un lugar a otro, ni tratarte como si fueras un robot.

🌟Aprecia lo que tienes. Cuando te detienes a apreciar lo que ya tienes aprendes a vivir en armonía contigo misma; a elegir calidad en vez de cantidad. Tanto en cosas materiales como en relaciones personales. Ser agradecidos incrementa la felicidad y la abundancia en nuestra vida.

🌟Cultiva la paciencia. La paciencia es un arte y yo admiro a todo el que la tiene porque este es mi trabajo constante. Yo también soy víctima de Amazon Prime y de todo lo que sea para mañana o en menos de veinticuatro horas. Esta necesidad de tenerlo todo ya, al momento, es una de las costumbres más dañinas que existen porque ser impacientes nos hace intolerantes tanto con nosotros mismos como con el resto de la humanidad. Si no tenemos paciencia no seremos capaces de crear cosas valiosas en nuestra vida porque la creatividad es un proceso y por lo tanto requiere de mucha paciencia.

🌟¡Aprende a decir no! Eso de que las oportunidades sólo vienen una vez en la vida es una creencia obsoleta. Si cambias tu forma de pensar te darás cuenta que cada vez que dices que no a algo que no quieres hacer otra puerta se abre. Eso de que hay que decirle a todo sí cuando uno no quiere, no lo siente o no es su momento; lo que trae es burnt out , una fuerte sensación de vacío y de desconexión personal.

El movimiento por una vida más lenta y consciente cada vez se hace más fuerte. Lo que comenzó como un movimiento  en contra de la comida rápida hoy se hace presente en cualquier actividad o industria. Ahora hay una versión lenta de casi cualquier cosa que puedas imaginar: dinero lento, crianza lenta, educación lenta, sexo lento, moda lenta, lectura lenta, viajar lento y hasta  existe el movimiento por las ciudades lentas.

💫 Y tú, ¿qué vas a hacer para comenzar a practicar un estilo de vida slow? Toma un momento para pensar y si compartir lo que piensas te hace sentir bien, te invito a escribirme o a dejar un comentario a través de las redes sociales de Explorando Ideas para compartirlo con el resto de la comunidad. ;)