El Yin y el Yang de la creatividad

DESCANSO RECONSTRUCTIVO.png

Mindfulness Creativo

La mayoría de las personas se quejan de trabajar demasiado ( les guste o no su trabajo) pero no hacen el esfuerzo de cambiar esa situación; y ¿cómo lo van a hacer? Si muchas culturas han glorificado las horas extras como sinónimo de alto rendimiento laboral porque en teoría entre más se trabaja más dinero se hace (lo que no es cierto para muchas personas). 

El hecho es que aunque queramos o no, siempre estamos conectados al trabajo; a través de nuestros dispositivos móviles, revisando los correos electrónicos o redes sociales; con nuestras conversaciones (sales del trabajo para y que desconectarte y no paras de hablar de tu situación laboral durante horas con tu familia o con tus amigos) y por supuesto, en las historias que creamos dentro de la burbuja de los pensamientos donde nos quedamos por un largo tiempo rumiando sobre el trabajo. Desde que los niños van a la escuela entre más tareas y actividades extraescolares tengan mejor. De adultos, muchas personas trabajan de más porque son adictos al trabajo o porque creen que en la empresa los van a valorar más cuando no se están valorando así mismos. 

El trabajo de las ocho horas es una utopía; estudios han demostrado que el tiempo máximo de rendimiento inteligente es de cuatro a seis horas al día. Obviamente se puede trabajar más, pero no es beneficioso a largo plazo para la salud física y mental. Vivimos en un mundo que por mucho tiempo a venerado el trabajar de más y el resultado es el burnout (agotamiento laboral y/o de estudios). Los sistemas de salud pública no les importa la medicina preventiva, sólo les importa que llegues “quemado” con un cáncer, o no sé qué otra enfermedad, para darte de baja; pero antes te dejan sin ahorros porque los tratamientos son caros y tú “quizás” ya tienes el dinero para pagarlos porque para eso has trabajado mucho, ¿cierto? Es una situación alarmante pero lo bueno, porque siempre todo se puede ver desde otro ángulo, es que cada vez somos más las personas que estamos recapacitando y cambiando esta forma de explotación laboral a través de prácticas de cuidado propio para sanar de la adicción a la productividad laboral.

Y es que la clave para ser más productivos se encuentra en el balance entre el trabajo y el descanso. En su libro REST: Why you get more done when you do less  (Descansa: Porqué haces más cuando haces menos), el doctor y escritor Alex Soojung-kim Pang, explica cómo el descanso juega un papel fundamental en la vida de las personas altamente creativas. Apoyándose en estudios realizados por la neurociencia, la psicología y en los rituales creativos de personas famosas en la historia, el Dr. Pang demuestra como dormir bien durante la noche, soñar despiertos durante el día, hacer ejercicio con frecuencia, tomar siestas al mediodía, e irse de vacaciones con regularidad, nutre la creatividad y te permite llevar una mejor calidad de vida en cuanto a productividad y bienestar general se refiere. 

De todas estas actividades lo que más me llamó la atención fue el tema de las vacaciones. 

La mayoría de la gente piensa que irse de vacaciones es sinónimo de no hacer nada: de tomar margaritas en una playa tropical y dormir por diez horas seguidas. Este tipo de descanso nos ayuda a relajarnos, pero si lo que se busca es recuperarse de un burnout y de renovar energías para potenciar la creatividad es necesario hacer actividades que sean diferentes al trabajo diario y sobre todo estimulantes. Practicar un hobby como: leer, pintar, escribir, tocar un instrumento musical, etc; son excelentes actividades para desconectarse del trabajo mientras te relajas en cualquier lugar donde desees hacer vacaciones: en una playa, en otro país o en tu ciudad. Otra actividad que nos ayuda a fortalecer la creatividad durante la época de vacaciones es realizar ejercicios físicos como una larga caminata en la montaña o practicar algún deporte. 

En cuanto al tiempo de vacaciones, el Dr. Pang expone que lo ideal es tomarse vacaciones cada tres meses por un período de dos semanas, pues los efectos de un descanso productivo comienzan a sentirse después de siete u ocho días de desconexión laboral y duran alrededor de dos meses. Sin embargo, las vacaciones un poco más cortas son tan positivas como las largas; lo importante es desconectarse del trabajo habitual y realizar otras actividades que estimulen el pensamiento creativo. El Dr. Pang también explica que las peores vacaciones son las que no se toman. Si sólo se tienen dos semanas al año hay que aprovecharlas; así como hay que utilizar los fines de semana y los feriados para desconectarse completamente del trabajo: apagar los teléfonos, ordenadores y salirse de las redes sociales si las usas para trabajar.  

Una de las cosas que más extraño de vivir en España son sus días feriados; las vacaciones durante todo el mes de agosto que algunas empresas otorgan a sus empleados, o la posibilidad de trabajar menos horas al día para aprovechar el verano y recargar energías. Al igual que las vacaciones escolares que se otorgan después de cada trimestre. El convertirnos en adultos no cambia para nada nuestras necesidades básicas. En el descanso reconstructivo está la clave para vivir una vida balanceada y creativa.

💫 Y tú, ¿cómo aprovechas tus vacaciones para cuidar de tu salud física y mental? Comparte tus Exploratips a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


Despierta tu creatividad

Frase: Jorge Ruiz. Canción: Mira dentro.

Frase: Jorge Ruiz. Canción: Mira dentro.

Mindfulness Creativo

Siempre he sentido una fascinación profunda por la capacidad de soñar despiertos y ahora entiendo el porqué. Pensar de manera creativa puede resultar bastante difícil si no le damos espacio a nuestra mente para soñar despiertos.

Por mucho tiempo se pensó que soñar despiertos era un problema pues nos aleja del foco de atención de los trabajos mecánicos. Por ejemplo: en una fábrica textil si el trabajador deja que su mente vuele y no está el 100% concentrado y presente en lo que hace, podría tener un accidente con la máquina de coser.

Sin embargo, a través de diferentes estudios realizados en las universidades de Central Lancashire y Penn State, se demostró que para poder pensar de manera creativa necesitamos promover las condiciones ideales en las que tiene lugar la creatividad. Cuando estamos demasiado centrados en un desafío, no tenemos espacio (ni energía) para pensar y cuando estamos distraídos realizando actividades que no requieren de ningún esfuerzo mental, no estamos pensando.

El escenario ideal para fomentar el pensamiento creativo consiste en realizar tareas que estimulen nuestra capacidad mental y que, al mismo tiempo, nos den la posibilidad de “aburrirnos” para soñar despiertos y así explorar otras posibilidades.

Por ejemplo: cuando escribimos un artículo, creamos un presupuesto en Excel o estudiamos algún texto; después de un rato trabajando en el problema nos sentimos cansados, aburridos o bloqueados. En ese instante, nuestro inteligentísimo cerebro se desconecta para entrar en un estado de ensueño que nos lleva a tener fantasías y/o a resolver cualquier tipo de problema que tengamos. A diferencia de cuando dormimos;  al soñar despiertos las imágenes suelen aparecer en nuestra mente de forma organizada, ayudándonos a resolver ese problema u otros problemas que teníamos pendientes, a diseñar el futuro que deseamos o a recordar lo lindo del pasado para desconectarnos completamente y retomar la energía mental.

Esa capacidad que tenemos de resolver problemas gracias a la activación de la red neuronal por defecto (RND), se debe a que muchas veces, en el diálogo que generamos en la burbuja imaginaria de nuestros pensamientos cuando entramos en estado de ensoñación accedemos a la información guardada en nuestro subconsciente. Es por ello, que hacer pausas para “procrastinar” y practicar mindfulness creativo todos los días es tan importante. Cuando meditamos eliminamos el ruido de nuestros pensamientos; y poco a poco, comenzamos a despejar la mente y tenemos claridad para observar con curiosidad esas ideas brillantes que se presentan cuando soñamos despiertos.  

🌟Una de las características predominantes entre las personas con una creatividad altamente sensible es su capacidad de soñar despiertos. Así que aprovecha esta cualidad de “estar en las nubes o en la luna” para acceder a tu potencial practicando mindfulness creativo, porque las ideas NO emergen cuando te sientes abrumado o bloqueado con problemas; ni cuando no te pones a usar la cabeza en una actividad que NO te incite a pensar. Las ideas viven a tu mente en modo de inspiración, en ese estado de ensueño que sucede cuando te desconectas de lo que estabas haciendo para dejar que tu cerebro procese la información recibida.

💫Para ti ¿qué es lo más interesante de soñar despiertos? Comparte tus sueños a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


Descubre cómo influye el ciclo menstrual en tu proceso creativo

ciclo menstrual y creatividad.png

Creatividad Altamente Sensible

Hoy quiero hablar sobre uno de los temas que más me apasionan en el campo de la creatividad, la incidencia del ciclo menstrual en el proceso creativo de las mujeres. En la cultura occidental se nos ha sembrado la idea de que la regla es una desgracia, cuando en realidad el ciclo menstrual es un proceso que nos permite no solo concebir seres humanos sino también grandes ideas y proyectos creativos. Si bien ninguna mujer tiene un período menstrual perfecto, existen muchos indicadores de un ciclo saludable tales como: períodos regulares de 28 días o con variación de 25 a 35 días máximos, sangrado de color rojo escarlata, variación del flujo cervical a lo largo del mes y síndromes premenstruales (PMS) leves o nulos; cuando son muy fuertes o el sangrado es irregular, abundante y/o rojo oscuro, se presentan desórdenes hormonales y enfermedades como: endometriosis, fibromas y quistes que bloquean el proceso creativo integral (cuerpo, mente y emociones).

El ciclo menstrual está compuesto de cuatro fases que ocurren en un período de cuatro semanas. Durante cada etapa, las mujeres segregamos tres hormonas claves: estrógeno, testosterona y progesterona que fluctúan por semana; repitiendo un patrón específico por cada ciclo. Estas hormonas inciden de manera directa en tu productividad, estado de ánimo, energía, vida amorosa, hábitos de consumo, calidad de sueño, antojos, nutrición e intuición.

Una de las mejores formas de conectar con nuestra creatividad es aprender a observar qué sucede en nuestro cuerpo de manera integral durante las cuatro semanas del ciclo para registrar las fluctuaciones hormonales. Esta información resulta de vital importancia para las mujeres, los hombres y las empresas, porque si aprendemos a conocer nuestro ritmo biológico podemos valernos de la data que obtenemos para trabajar en sincronía con nuestra creatividad, productividad y estado de ánimo para planificar las actividades en el calendario semanal en relación a la fase donde nos encontremos.

Los anticonceptivos hormonales modifican los patrones regulares del cuerpo cambiando sus fluctuaciones naturales, pero si los tomas igual debes registrar tus cambios. Otro de los beneficios de la alta sensibilidad es que podemos captura cualquier cambio corporal si aprendemos a estar presentes en nuestro cuerpo. Es mejor tener un ciclo natural pero hay personas que necesitan, según su médico de confianza, tomar anticonceptivos por otras razones. Es muy importante entender cómo funciona e incide el ciclo menstrual natural y sintético en la creatividad de cada mujer.

Exploratips para aprender observar el ciclo menstrual cada semana


🌟Semana 1  - Fase folicular o preovulatoria

Comienza el primer día de la menstruación (día 1) y dura hasta el día siete (7). En el primer día de la regla el nivel de estrógeno está en su punto más bajo por lo que se siente fatiga, disregulación emocional y hasta deprimidas. Por este motivo es necesario descansar. El cuerpo está sangrando, exfoliándose de las toxinas del mes. Sin embargo, a medida que el estrógeno aumenta a lo largo de esta primera semana aumentará tu estado de ánimo, energía, paciencia, deseo de aventura, ganas de socializar y líbido sexual. Además la memoria y las habilidades verbales mejoran por lo que nos es más fácil comunicarnos, absorber conocimientos, aprender nuevas habilidades y regular la baja emocionalidad.

🌟Semana 2 -  Fase ovulatoria

¡Mi semana favorita! ¡la semana del pico creativo femenino! Sucede del día ocho (8) al día catorce (14). En la segunda semana el estrógeno continúa aumentando hasta el día de la ovulación (día 14 en un período de 28 días) Gracias a este subidón de estrógeno nos sentimos seguras de nosotras mismas y como resultado nos sentirnos súper creativas y sexys. De hecho, el estrógeno aumentan nuestro atractivo al provocar cambios sutiles en los tejidos de la piel, lo que hace que los rasgos faciales sean más simétricos.

Otra hormona que es clave en esta fase es la testosterona; ella aumenta durante los últimos días de la segunda semana. Cuando esto sucede, nos sentimos más audaces e impulsivas y la libido la tenemos a millón. Además, el  cerebro se enciende de tanta estimulación mental que es capaz de absorber; lo que puede resultar en ansiedad o estrés por una excitación excesiva de la mente si no tomamos pausas creativas para regular el flujo de información.

🌟 Semana 3 -  Fase lútea o postovulatoria

Del día quince (15) al día veintidós (22). Comienza el día después de la ovulación y dura 8 días.  Esta semana se divide en dos subfases. En la primera fase, el estrógeno y la testosterona caen en picada, lo que nos hace sentir leves síntomas premenstruales (PMS). Se puede sentir irritabilidad, fatiga y hasta síntomas depresivos. Afortunadamente, en la mitad de la tercera semana, el estrógeno vuelve a subir pero de forma más moderada ayudándonos a mejorar nuestro estado de ánimo.  

Otra hormona que también aumenta es la progesterona, la cual nos hace sentir más lentas, ensimismadas y tranquilas porque su función es sedante. Si eres sensible a la progesterona puede que te sientas más triste y/o melancólica y que te pongas a llorar porque alguien te miró mal, dejó de decirte buenos días o cualquier tontería que para nosotras es el fin del mundo.   

🌟 Semana 4 - Fase isquémica e inicio de un nuevo ciclo

Corresponde a los últimos seis (6) días del ciclo. En esta fase, el estrógeno y la progesterona descienden hasta el día cero (0) que es el primer día de la regla; durante este tiempo es donde se presentan los síntomas premenstruales (PMS) ocasionando que muchas mujeres se sientan depres, tristes, ansiosas o irritables. Sin embargo, y esto es un gran "sin embargo", no todas las mujeres sufren los síntomas del PMS durante su semana premenstrual. Esto puede variar dependiendo de: 1) la genética, 2) enfermedades y/o desórdenes hormonales y 3) de si la mujer lleva un estilo de vida saludable: come alimentos nutritivos, descansa entre siete y ocho horas diarias, hace ejercicio, tiene tiempo para divertirse y sus niveles de estrés son bajos. Si todo está bien los síntomas premenstruales serán muy bajos o nulos.

Irónicamente esta semana no es la peor del ciclo para sentirnos cansadas, esa es la tercera semana; donde el aumento de la progesterona gana la partida. En la cuarta semana la progesterona decae y nuestros niveles de energía y libido aumentan.   

Practicar mindfulness, observar y tomar nota de los cambios que suceden en nuestro cuerpo de manera holística nos ayuda a comprender cuándo podemos ser más productivas, creativas y cuándo necesitamos parar. La idea no es echarle la culpa a las hormonas; la idea es aprender a ser consciente de cómo funcionan las mujeres para poder organizarse y trabajar de forma individual o en equipo de acuerdo a los ritmos cíclicos de creación.

La regla no es una desgracia. El problema está en que la sociedad carece de conocimientos sobre cómo funciona el ciclo de creación de las mujeres. Tú misión después de leer este post es aprender a explorar tu ciclo e educar a la población: hombres, mujeres y nuevas generaciones para poder crear un mundo más consciente.

Conocer el ciclo menstrual tiene muchos beneficios para aprender a vivir una vida creativa. En el próximo post te cuento cómo puedes aprovechar tu período para sincronizar tu vida.




El poder de las Ideas

Imagen   Daoudi Aissa

Mindfulness Creativo

Cuando leí esa frase sentí como Elizabeth Gilbert verbalizó lo que siempre he pensado sobre las ideas. Todo lo que vemos en este mundo está vivo porque cada objeto que observamos nació de una idea que alguien se atrevió a dar a luz.

Nos solemos preguntar ¿de dónde venimos?, pero yo siempre me he preguntado: ¿De dónde vienen las cosas?, ¿quién las hizo?, ¿cuál es su historia?. En qué estaba soñando esa persona cuando decidió darle forma, energía y vibración a esa idea que se convirtió en la silla donde te sientas cada día, en el dispositivo dónde me estás leyendo, etc.

Como las nubes en el cielo; miles de ideas cruzan nuestra mente a diario para irse, quedarse, brillar u oscurecer el día. Son tantas las ideas que se nos ocurren que es muy difícil darnos cuenta de su valor en un determinado momento o determinar cuáles hay que desechar porque no son positivas para nuestra vida. La única forma que tenemos para podernos percatar del valor de una o varias ideas, es aprendiéndolas a explorar, prestando atención a nuestro pensamiento creativo. ¿Cómo? Being mindfulness; es decir estando plenamente atentos y conscientes del pensamiento y su emoción.

Una idea tiene valor cuando alguien se atreve a utilizar su creatividad para traer al mundo el producto que nació de la conexión de varias ideas que se gestaron en su imaginación; como puede ser por medio de la comunicación verbal, a través de un escrito, una obra de arte, una comida, un objeto o un servicio. ¡Oh yeah! ¡Creatividad en su máxima expresión!

💫 Y tú ¿cómo le das vida a tus ideas?


El arte de conducir las emociones

Imagen por:   Kristopher Roller

Imagen por: Kristopher Roller

Creatividad Altamente Sensible

La Otra Cara - Primera parte

Resulta tan irónico, solemos expresar cómo nos sentimos sólo cuando interactuamos con otras personas. Apenas vemos a alguien  le preguntamos: ¿Cómo estás?, ¿cómo te sientes? Muy rara vez nos hacemos esas preguntas a nosotros mismos. Pareciera que necesitáramos de otra persona para poder expresar nuestras emociones.

En momentos donde confirmamos que ambos estamos «bien» nos retroalimentamos de esa energía positiva. Si confesamos que nos sentimos  «mal», las preguntas que les siguen a esas respuestas son: ¿Por qué?, ¿qué tienes?; le damos más importancia a describir las emociones «negativas» porque como su palabra lo indica, sentimos que en ese momento carecemos de la otra cara; es decir, de una perspectiva positiva.

Como muchos de ustedes ya deben saber, los venezolanos estamos pasando por un momento de bastante oscuridad dentro y fuera del país. Nos hemos quedado literalmente sin electricidad física y emocional por días enteros o por intervalos de tiempo. El otro día compartí mis sentimientos en las historias de Instagram, confesando lo que me estaba pasando en ese momento. El miedo había paralizado mi creatividad y necesitaba que alguien me diera algunas ideas de cómo podía darle apoyo a los venezolanos. Estoy dentro del problema por lo que me cuesta ser objetiva  y no involucrarme emocionalmente.

Al darme cuenta del mensaje que había enviado, se me ocurrió desbloquear mi creatividad tomando acción. Decidí escribir este post.

Las emociones altas tales como: la euforia, la alegría, el optimismo, la pasión y la curiosidad; entre otras, nos hacen sentir bien por lo que las podemos aprovechar para desarrollar el pensamiento divergente, realizar asociaciones inusuales, ser flexibles ante los cambios y  resolver problemas con mayor facilidad. Por el contrario, las emociones bajas como: la tristeza, el desánimo, la ansiedad, la impotencia o el dolor, entre otros; nos permiten ser más introspectivos para conectar con lo que sentimos. El arte de conducir estas emociones bajas está en aprender a observarlas para poder transformarlas en actos creativos.

Ambos estados de vibración son herramientas favorables de las que podemos valernos para el desarrollo de la creatividad.

💫 Continúa en el próximo post...

Atrévete a experimentar con tu creatividad

Imagen por:   Saffu

Imagen por: Saffu

Creatividad Altamente Sensible

Basta que alguien te pregunte: ¿y a ti qué se te ocurre? Para sentir que acabas de encarnar en una hoja de papel en blanco que está esperando por otros para que escriban tus ideas sobre ella.

Pensar de manera creativa, en el acto, a veces puede ser difícil y hasta da un poco de miedo pero si aprendemos a desarrollar el pensamiento creativo y a conocer como funciona nuestro cerebro, será más fácil experimentar con diferentes ideas hasta hallar esa idea genial que resulte útil para la situación que se necesita resolver en ese momento.

Existen dos maneras de aprender a desarrollar la creatividad. La primera es a través  de técnicas creativas que nos ayudan a generar ideas y a solucionar problemas en el campo de: las artes, la ciencia, el trabajo y en cualquier otra área de la vida donde las queramos emplear. La segunda es a través de la creatividad artística, que nace del desarrollo de las habilidades que tenemos, la técnica que empleamos y el medio que utilizamos para expresar el mensaje.

Las técnicas de creatividad nos ayudan a desarrollar el pensamiento creativo utilizando los diferentes tipos de procesamientos cognitivos tales como el pensamiento convergente (lógico) y el pensamiento lateral o divergente, el cual utiliza la imaginación para buscar soluciones alternativas ante la resolución de un problema.

A través del pensamiento lateral nuestro cerebro es capaz de reconocer instantáneamente patrones; creando asociaciones rápidas por medio de la creatividad para poder reconocer y darle una respuesta a lo desconocido. La mente está siempre haciendo conexiones, es por ello que encontramos formas que ya conocemos en las nubes como: animales, flores y caras; unimos las manchas que vemos en una pared para darle forma a nuestras ideas y así sucesivamente.

Buscar patrones es la respuesta natural del cerebro para sentir que tiene el poder del conocimiento sobre las cosas que observa. Desafortunadamente, nos quedamos estancados en nuestros patrones porque tendemos a pensar dentro de ellos. Las soluciones que desarrollamos se basan en experiencias previas a problemas similares; normalmente no se nos ocurre utilizar soluciones diferentes.

Las técnicas de creatividad nos ayudan a encontrar soluciones sorprendentes, brillantes y originales ante diversos problemas. A salir de nuestro modo de pensar cotidiano para utilizar diferentes tipos de pensamientos tales como: convergente, divergente, emergente y estético.  

Los Exploratips que ofrezco en este blog son técnicas creativas que voy recopilando y adaptando al contexto para ayudarte a hacer uso de ellas, pensar de manera diferente y poder resolver problemas tanto en el trabajo como en el hogar, las relaciones, o en algún proyecto creativo que quieras desarrollar.

A menudo, la única diferencia entre las personas creativas y las que se consideran no creativas es la autopercepción. Las personas creativas se ven a sí mismas como creativas y se dan la libertad de utilizar su imaginación para poner sus ideas en acción.

¡Atrévete a pensar de manera diferente!


La creatividad está en el proceso no en el resultado

Creatividad Altamente Sensible

Vivimos en una edad de oro para el desarrollo de la capacidad artística y creativa pero si no nos hacemos conscientes de ello y no luchamos por cambiar primero nuestra mentalidad y luego el modo en que la mayoría de las empresas operan actualmente; estamos perdiendo la oportunidad más grande que ha existido en la historia para poder sembrar nuestro grano de arena y reparar los daños causados al planeta desde la época de la revolución industrial.

Gracias a las revoluciones tecnológicas que han sucedido desde aquel entonces y a el ingenio de muchos hombres y mujeres que trabajaron arduamente para que hoy podamos hablar de optimización, internet a alta velocidad, realidad virtual e inteligencia artificial; es inconcebible que no aprovechemos estos avances para cambiar la forma en la que trabajamos y nos relacionamos con la tecnología, el exceso de información y el mundo en general.

La epidemia del burnout (agotamiento por exceso de trabajo), y el alto índice de personas con tratamiento psiquiátrico para tratar la depresión, la ansiedad y el estrés, se debe a una forma de trabajo adaptada a la antigüedad. No somos hombres máquinas somos seres creativos. Es hora de utilizar la creatividad para conectar con nuestra esencia y resolver los problemas de carácter ambiental y humanitario.

Si queremos innovar en áreas humanas, necesitamos tiempo para pensar, para conocer nuestro ritmo de productividad  y proceso de creación. La optimización es para los robots y como explica Jocelyn K. Glei:

La creatividad resiste la eficiencia. Sin embargo, vivimos en un mundo que insiste en que todo puede hacerse más eficiente. Entonces, ¿qué sucede cuando la inspiración no puede ser optimizada?
— Jocelyn K. Glei

El ritmo del trabajo del hombre máquina es: lineal, tiene un fin y un principio, se basa en los resultados y es por hora. En contradicción, el ritmo del trabajo creativo es: cíclico, sensible, holístico y orgánico. Tiene su propio ritmo; puede que te paguen por ello pero es difícil cuantificar su precio: escribir un poema, criar a un hijo, crear una nueva fórmula, resolver una neurosis, modificar un patrón, etc. Es un trabajo intencional que se basa en el proceso no en el resultado final.

Ya contamos con la tecnología para que la robótica haga los trabajos pesados. Es tiempo de  enfocarse en los detalles, trabajar a nivel granular para aprender a disfrutar del proceso de creativo.

💫 Para ti ¿Qué es más importante? ¿Hacer las cosas para terminarlas o disfrutar de las cosas que haces?