El placer de la creatividad

Imagen por:   Patrick Malleret

Imagen por: Patrick Malleret

Mindfulness Creativo

Desde niños estamos acostumbrados a que se nos diga cómo deben ser las cosas; a seguir indicaciones, etc. Queremos ser adultos para ser libres pero cuando se nos da esa libertad  para hacerlo ¡TA -DA! Aparece de la nada el famoso trol llamado bloqueo creativo y junto a él lo acompaña el síndrome de la hoja en blanco; el lápiz golpeando la mesa, la mano en la boca comiéndose las uñas, los movimientos de lado y lado en la silla; la necesidad de investigar (procrastinar)  en Internet o de buscar algo para inspirarnos; ustedes me entiende.

Los bloqueos creativos pueden suceder en cualquier momento, sin importar la edad o la profesión que tengamos y por una serie de razones: rechazo a las formas de expresión libre que manifestamos en la infancia: dibujo, pintura, escritura, lectura en voz alta, canto, danza, en la práctica de algún deporte, etc; por un desgaste de energía al terminar de realizar algún proyecto creativo; por la pérdida de un ser querido; por la necesidad constante de ser perfeccionistas; por los burnouts, la depresión, la ansiedad y el estrés crónico; la falta de apoyo financiero; la baja autoestima; la dependencia a sustancias para trabajar (cafeína, cigarrillos, pastillas, porros, azúcar, entre otros) y por la falta de recreación

Uno de los beneficios de ser niños es que durante esa época jugamos por placer pero luego crecemos y esa actividad que tanto nos gustaba hacer se convierte en competencia o simplemente deja de existir. Cuando una actividad se hace para ganar, competir, avanzar o lograr una meta deja de ser un juego y se convierte en un trabajo. Puede ser satisfactorio pero no es placentero y para uno poder sentirse satisfecho con la vida que se tiene es necesario realizar trabajos que nos gusten y actividades (hobbies o pasatiempos) que nos permitan sentir en un sólo combo: placer, relajación y vitalidad.

La palabra recreación deriva del latín: recreatio y significa “restaurar y refrescar a la persona.” 

La recreación (o el deep play) es cualquier actividad que te absorbe mental, física y espiritualmente y que te permite entrar en estado de flow mientras aprendes a desarrollar nuevas habilidades y a potenciar las que ya tienes. Esa actividad que tanto te gusta hacer por placer produce un regocijo profundo que te conecta con tu niño interno para liberarlo y ayudarlo a sanar los bloqueos que se generaron en la infancia. Además te ayuda a fortalecer tu capacidad de atención plena.

Jugar por placer te permite respirar, crear un espacio para divagar y dejar la imaginación volar, ver los problemas desde otra perspectiva y desarrollar la perspicacia.

Para el político, escritor y estadista del Reino Unido Winston Churchill, esa actividad era pintar paisajes con pinturas al óleo. En su libro “Painting as a pastime” explica que pintar era la actividad que lo ayudaba a despejar su mente mientras se sentía absorto por el calidoscopio de colores con los que jugaba para producir sus pinturas. De hecho, el placer más grande estaba en observar los colores mientras apretaba el tubo de pintura para verlos salir. ¡Uf! ¡Qué delicia! ;)

Pintar es una de las miles de actividades que podemos hacer para recrearnos, todo depende de lo que le guste a cada quien.  Algunos de mis pasatiempos favoritos son; hacer journaling, scrapbooking, Yoga, deambular, forest bathing, tocar el ukelele, viajar, leer y  escribir.

💫 Y tú ¿cómo juegas por puro placer? Te invito a escribirme o a dejar un comentario a través de las redes sociales de Explorando Ideas para compartirlo con el resto de la comunidad. ;)


Despierta tu creatividad

Frase: Jorge Ruiz. Canción: Mira dentro.

Frase: Jorge Ruiz. Canción: Mira dentro.

Mindfulness Creativo

Siempre he sentido una fascinación profunda por la capacidad de soñar despiertos y ahora entiendo el porqué. Pensar de manera creativa puede resultar bastante difícil si no le damos espacio a nuestra mente para soñar despiertos.

Por mucho tiempo se pensó que soñar despiertos era un problema pues nos aleja del foco de atención de los trabajos mecánicos. Por ejemplo: en una fábrica textil si el trabajador deja que su mente vuele y no está el 100% concentrado y presente en lo que hace, podría tener un accidente con la máquina de coser.

Sin embargo, a través de diferentes estudios realizados en las universidades de Central Lancashire y Penn State, se demostró que para poder pensar de manera creativa necesitamos promover las condiciones ideales en las que tiene lugar la creatividad. Cuando estamos demasiado centrados en un desafío, no tenemos espacio (ni energía) para pensar y cuando estamos distraídos realizando actividades que no requieren de ningún esfuerzo mental, no estamos pensando.

El escenario ideal para fomentar el pensamiento creativo consiste en realizar tareas que estimulen nuestra capacidad mental y que, al mismo tiempo, nos den la posibilidad de “aburrirnos” para soñar despiertos y así explorar otras posibilidades.

Por ejemplo: cuando escribimos un artículo, creamos un presupuesto en Excel o estudiamos algún texto; después de un rato trabajando en el problema nos sentimos cansados, aburridos o bloqueados. En ese instante, nuestro inteligentísimo cerebro se desconecta para entrar en un estado de ensueño que nos lleva a tener fantasías y/o a resolver cualquier tipo de problema que tengamos. A diferencia de cuando dormimos;  al soñar despiertos las imágenes suelen aparecer en nuestra mente de forma organizada, ayudándonos a resolver ese problema u otros problemas que teníamos pendientes, a diseñar el futuro que deseamos o a recordar lo lindo del pasado para desconectarnos completamente y retomar la energía mental.

Esa capacidad que tenemos de resolver problemas gracias a la activación de la red neuronal por defecto (RND), se debe a que muchas veces, en el diálogo que generamos en la burbuja imaginaria de nuestros pensamientos cuando entramos en estado de ensoñación accedemos a la información guardada en nuestro subconsciente. Es por ello, que hacer pausas para “procrastinar” y practicar mindfulness creativo todos los días es tan importante. Cuando meditamos eliminamos el ruido de nuestros pensamientos; y poco a poco, comenzamos a despejar la mente y tenemos claridad para observar con curiosidad esas ideas brillantes que se presentan cuando soñamos despiertos.  

🌟Una de las características predominantes entre las personas con una creatividad altamente sensible es su capacidad de soñar despiertos. Así que aprovecha esta cualidad de “estar en las nubes o en la luna” para acceder a tu potencial practicando mindfulness creativo, porque las ideas NO emergen cuando te sientes abrumado o bloqueado con problemas; ni cuando no te pones a usar la cabeza en una actividad que NO te incite a pensar. Las ideas viven a tu mente en modo de inspiración, en ese estado de ensueño que sucede cuando te desconectas de lo que estabas haciendo para dejar que tu cerebro procese la información recibida.

💫Para ti ¿qué es lo más interesante de soñar despiertos? Comparte tus sueños a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


La creatividad es un viaje

Imagen por:    Taisiia Stupak

Imagen por: Taisiia Stupak

Mindfulness Creativo

La creatividad es una herramienta poderosa de autoconocimiento, expresión libre y transformación personal.

Es el viaje que experimentamos cuando decidimos estar presentes en el proceso creativo para aprender del trayecto que nos hará llegar al objetivo final; cualquiera que éste sea: desde la resolución de un problema matemático, la creación de un artículo o un libro, o la preparación de una receta rica para cenar. Todo lo que producimos y manifestamos es el resultado de nuestra creatividad.

Cuando estamos plenamente conscientes de nuestra capacidad creativa, es decir, cuando practicamos mindfulness creativo; podemos observar como el  proceso creativo es un viaje lleno de aventuras y desventuras con diferentes caminos emocionantes para recorrer. No importa la ruta que elijas, pues cada una tiene algo que enseñarte.

Cuando creas por placer y no por obligación, aprendes a:

🌟Experimentar tu libertad

🌟Jugar como cuando eres niña; sin juicios, ni autocríticas.

🌟Probar todo sin temor a equivocarte,

🌟Encontrarte con tus miedos, enfrentarlos y liberarte de ellos.

🌟Encontrar la solución dentro del problema.

🌟Observar todo el potencial que tienes para poder hacer, deshacer y volver a hacer.

🌟Bailar el ritmo del proceso: un pasito para adelante y otro para atrás.

🌟Romper el cascarón con algo de dolor para crecer a través de la transformación que ocurre en el proceso.  

🌟Ser valiente, constante y perseverar.

A salir de la zona cómoda, a tu ritmo; alegrándote y a veces frustrándote porque las cosas no salen como quieres y tienes que volver a empezar, pero nunca comenzarás desde cero porque ya aprendiste de la experiencia previa y estás avanzado en forma de espiral. Pasando por el mismo punto de partida pero con el conocimiento que el error de la experiencia te da; ascendiendo siempre ascendiendo.   

Cuando honras el viaje de tu proceso creativo aprendes a observar, a vivir lento, a retroceder para parar, respirar y volver a continuar.

💫Para ti ¿qué es lo más apasionante de la creatividad? Comparte tu viaje creativo a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


Cómo sincronizar el ciclo menstrual con el proceso creativo - Parte III

fase lutea.png

Creatividad Altamente Sensible

Semana 2: fase post-ovulatoria/ luna menguante/ otoño/ proceso de iluminación

Corresponde a la tercera etapa de la teoría del proceso creativo: la iluminación. Sucede justo después de la concepción de una idea genial y dura 8 días. Una vez que esa gran idea surge en la mente, traspasa el inconsciente para poderle dar forma y estructura de manera consciente.

Durante la tercera fase el estrógeno y la testosterona caen los tres primeros días; la progesterona aumenta y luego el estrógeno vuelve a subir. Estos cambios hormonales nos ayudan a calmar la euforia que sentimos en la segunda semana. Son excelentes días para:

Semana 3 - Exploratips para sincronizar tu vida con tu ciclo menstrual

🌟Enfocarse en los detalles.  A medida que la progesterona aumenta nos sentimos más tranquilas. La energía excesiva que sentiste en la segunda semana del ciclo disminuye, lo que te permite prestar una mayor atención a la idea que resplandeció durante la etapa de iluminación. Es el momento de sumergirte completamente dentro de esta idea para inspeccionarla con una lupa y observar cada destello de luz acompañado de su sombra.  

🌟Practicar un estilo de vida slow. El aumento de la progesterona junto con la disminución del estrógeno nos invitan a hacerlo todo en cámara lenta. Si te propones acelerar los ritmos naturales de tu cuerpo ocasionarás que te sientas más agotada y por ende irritable.  Concédete el permiso de reducir la lista de tareas para darte espacio para cuidarte. Es el momento de practicar monotasking, es decir, realizar pocas tareas al día y una a la vez.

🌟¡Dormir! El efecto sedante de la progesterona nos ayuda a recuperar el sueño que perdimos en la segunda semana. Tu cuerpo necesita descansar para poder funcionar bien en cualquier área de tu vida: personal, familiar y profesional. También, es recomendable hacer pequeñas siestas para recuperar la energía mental y corporal que se gasta haciendo cualquier otra actividad. Si no puedes hacer una siesta durante el día porque tu trabajo no te lo permite, es importante realizar muchas pausas creativas, salir a dar una vuelta a la manzana  y hacer respiraciones profundas.

🌟 Quemar un 30% más de grasa. Gracias a la progesterona, durante la tercera semana puedes quemar hasta un treinta por ciento más de grasa cuando haces ejercicios de bajo impacto tales como: Yoga, caminar, bailar o natación.

🌟Tomar alguna decisión importante. Si necesitas reflexionar sobre un tema que te hace sentir ahogada, quieres cambiar de carrera o de trabajo, estás considerando mudarte con tu pareja o quieres manifestar la idea Eureka que ya has inspeccionado en profundidad, es el momento para tomar una decisión al respecto.

🌟Nutrir tu mente y cuerpo.  La combinación hormonal de la progesterona junto con el estrógeno en pequeñas cantidades te ayuda a mirar hacia dentro para cuidar de ti. Es el momento perfecto para resguardarte con tus amigos y familia, hacer journaling, cocinar comidas ricas, dormir temprano, leer, ver pelis, darte baños de sales o cualquier otra actividad que te haga sentir en tu zona de comodidad.

🌟Vigilar tu dieta. Durante esta tercera fase el apetito aumenta. El cuerpo te suele pedir comidas ricas en grasa y calorías y tienes hambre con más frecuencia por lo que tiendes a comer más en cada comida y optar por alimentos como pasta, galletas y merengadas. Si comes demasiado poco durante esta fase del ciclo (porque te has saltado una comida o no comiste lo suficiente), corres el riesgo de experimentar un cambio dramático en tu estado de ánimo que te llevará a sentirte enojada o triste. Esto se debe a que muchas mujeres son más sensibles al azúcar en la sangre durante esta semana del ciclo. Una dieta rica en fibra y vegetales te permitirá controlar los efectos adversos de la alta emocionalidad ocasionada por los efectos de la progesterona (ganas de llorar, gritar, ansiedad y hasta depresión).Trata de comer cada cuatro horas, en porciones pequeñas y a la hora de la merienda disfruta de unos pedazos de chocolate negro. Otros efectos secundarios de la progesterona son la retención de líquido y el estreñimiento, para evitarlos toma mucha agua y haz ejercicios moderados.


En resumen, durante la tercera semana es recomendable reducir la velocidad que se siente durante las primeras dos semanas. El cuerpo necesita prepararse para  comenzar a desarrollar el embrión o brain baby que podría estar gestándose dentro de tu vientre o mente. Aprovecha para conectar con tu ser interior y disfrutar de tu proceso creativo interno.

Descubre cómo influye el ciclo menstrual en tu proceso creativo

ciclo menstrual y creatividad.png

Creatividad Altamente Sensible

Hoy quiero hablar sobre uno de los temas que más me apasionan en el campo de la creatividad, la incidencia del ciclo menstrual en el proceso creativo de las mujeres. En la cultura occidental se nos ha sembrado la idea de que la regla es una desgracia, cuando en realidad el ciclo menstrual es un proceso que nos permite no solo concebir seres humanos sino también grandes ideas y proyectos creativos. Si bien ninguna mujer tiene un período menstrual perfecto, existen muchos indicadores de un ciclo saludable tales como: períodos regulares de 28 días o con variación de 25 a 35 días máximos, sangrado de color rojo escarlata, variación del flujo cervical a lo largo del mes y síndromes premenstruales (PMS) leves o nulos; cuando son muy fuertes o el sangrado es irregular, abundante y/o rojo oscuro, se presentan desórdenes hormonales y enfermedades como: endometriosis, fibromas y quistes que bloquean el proceso creativo integral (cuerpo, mente y emociones).

El ciclo menstrual está compuesto de cuatro fases que ocurren en un período de cuatro semanas. Durante cada etapa, las mujeres segregamos tres hormonas claves: estrógeno, testosterona y progesterona que fluctúan por semana; repitiendo un patrón específico por cada ciclo. Estas hormonas inciden de manera directa en tu productividad, estado de ánimo, energía, vida amorosa, hábitos de consumo, calidad de sueño, antojos, nutrición e intuición.

Una de las mejores formas de conectar con nuestra creatividad es aprender a observar qué sucede en nuestro cuerpo de manera integral durante las cuatro semanas del ciclo para registrar las fluctuaciones hormonales. Esta información resulta de vital importancia para las mujeres, los hombres y las empresas, porque si aprendemos a conocer nuestro ritmo biológico podemos valernos de la data que obtenemos para trabajar en sincronía con nuestra creatividad, productividad y estado de ánimo para planificar las actividades en el calendario semanal en relación a la fase donde nos encontremos.

Los anticonceptivos hormonales modifican los patrones regulares del cuerpo cambiando sus fluctuaciones naturales, pero si los tomas igual debes registrar tus cambios. Otro de los beneficios de la alta sensibilidad es que podemos captura cualquier cambio corporal si aprendemos a estar presentes en nuestro cuerpo. Es mejor tener un ciclo natural pero hay personas que necesitan, según su médico de confianza, tomar anticonceptivos por otras razones. Es muy importante entender cómo funciona e incide el ciclo menstrual natural y sintético en la creatividad de cada mujer.

Exploratips para aprender observar el ciclo menstrual cada semana


🌟Semana 1  - Fase folicular o preovulatoria

Comienza el primer día de la menstruación (día 1) y dura hasta el día siete (7). En el primer día de la regla el nivel de estrógeno está en su punto más bajo por lo que se siente fatiga, disregulación emocional y hasta deprimidas. Por este motivo es necesario descansar. El cuerpo está sangrando, exfoliándose de las toxinas del mes. Sin embargo, a medida que el estrógeno aumenta a lo largo de esta primera semana aumentará tu estado de ánimo, energía, paciencia, deseo de aventura, ganas de socializar y líbido sexual. Además la memoria y las habilidades verbales mejoran por lo que nos es más fácil comunicarnos, absorber conocimientos, aprender nuevas habilidades y regular la baja emocionalidad.

🌟Semana 2 -  Fase ovulatoria

¡Mi semana favorita! ¡la semana del pico creativo femenino! Sucede del día ocho (8) al día catorce (14). En la segunda semana el estrógeno continúa aumentando hasta el día de la ovulación (día 14 en un período de 28 días) Gracias a este subidón de estrógeno nos sentimos seguras de nosotras mismas y como resultado nos sentirnos súper creativas y sexys. De hecho, el estrógeno aumentan nuestro atractivo al provocar cambios sutiles en los tejidos de la piel, lo que hace que los rasgos faciales sean más simétricos.

Otra hormona que es clave en esta fase es la testosterona; ella aumenta durante los últimos días de la segunda semana. Cuando esto sucede, nos sentimos más audaces e impulsivas y la libido la tenemos a millón. Además, el  cerebro se enciende de tanta estimulación mental que es capaz de absorber; lo que puede resultar en ansiedad o estrés por una excitación excesiva de la mente si no tomamos pausas creativas para regular el flujo de información.

🌟 Semana 3 -  Fase lútea o postovulatoria

Del día quince (15) al día veintidós (22). Comienza el día después de la ovulación y dura 8 días.  Esta semana se divide en dos subfases. En la primera fase, el estrógeno y la testosterona caen en picada, lo que nos hace sentir leves síntomas premenstruales (PMS). Se puede sentir irritabilidad, fatiga y hasta síntomas depresivos. Afortunadamente, en la mitad de la tercera semana, el estrógeno vuelve a subir pero de forma más moderada ayudándonos a mejorar nuestro estado de ánimo.  

Otra hormona que también aumenta es la progesterona, la cual nos hace sentir más lentas, ensimismadas y tranquilas porque su función es sedante. Si eres sensible a la progesterona puede que te sientas más triste y/o melancólica y que te pongas a llorar porque alguien te miró mal, dejó de decirte buenos días o cualquier tontería que para nosotras es el fin del mundo.   

🌟 Semana 4 - Fase isquémica e inicio de un nuevo ciclo

Corresponde a los últimos seis (6) días del ciclo. En esta fase, el estrógeno y la progesterona descienden hasta el día cero (0) que es el primer día de la regla; durante este tiempo es donde se presentan los síntomas premenstruales (PMS) ocasionando que muchas mujeres se sientan depres, tristes, ansiosas o irritables. Sin embargo, y esto es un gran "sin embargo", no todas las mujeres sufren los síntomas del PMS durante su semana premenstrual. Esto puede variar dependiendo de: 1) la genética, 2) enfermedades y/o desórdenes hormonales y 3) de si la mujer lleva un estilo de vida saludable: come alimentos nutritivos, descansa entre siete y ocho horas diarias, hace ejercicio, tiene tiempo para divertirse y sus niveles de estrés son bajos. Si todo está bien los síntomas premenstruales serán muy bajos o nulos.

Irónicamente esta semana no es la peor del ciclo para sentirnos cansadas, esa es la tercera semana; donde el aumento de la progesterona gana la partida. En la cuarta semana la progesterona decae y nuestros niveles de energía y libido aumentan.   

Practicar mindfulness, observar y tomar nota de los cambios que suceden en nuestro cuerpo de manera holística nos ayuda a comprender cuándo podemos ser más productivas, creativas y cuándo necesitamos parar. La idea no es echarle la culpa a las hormonas; la idea es aprender a ser consciente de cómo funcionan las mujeres para poder organizarse y trabajar de forma individual o en equipo de acuerdo a los ritmos cíclicos de creación.

La regla no es una desgracia. El problema está en que la sociedad carece de conocimientos sobre cómo funciona el ciclo de creación de las mujeres. Tú misión después de leer este post es aprender a explorar tu ciclo e educar a la población: hombres, mujeres y nuevas generaciones para poder crear un mundo más consciente.

Conocer el ciclo menstrual tiene muchos beneficios para aprender a vivir una vida creativa. En el próximo post te cuento cómo puedes aprovechar tu período para sincronizar tu vida.




Cómo sentir tu capacidad creatividad

frase David Kelley .png

Mindfulness Creativo


Para sentir tu creatividad primero tienes que confiar en tu capacidad para crear.  Así de simple. No importa si trabajas como: escritora, administradora, doctora, mesera, si eres estudiante de cualquier carrera técnica, profesional o si eres madre. Si tú quieres puedes ser más creativa.

La creatividad se aprende al igual que se aprende a leer”
— Sir. Ken Robinson

Lo primero que tienes que hacer para desarrollar tu creatividad es creer en tu capacidad innata. Ésa que tienes dormida o bloqueada desde que comenzaste la primaria; cuando aprendiste a juzgarte y a darle importancia a las opiniones de otros sobre el resultado final de tus dibujos o intentos de rayas para crear las letras y los números de tus páginas. Lo segundo, es entender que aunque la creatividad y la expresión artística están muy relacionadas, la capacidad creativa es independiente a la capacidad artística.  La autoeficacia es la confianza en la propia capacidad para lograr los resultados pretendidos. Si en la infancia te diste cuenta  de que te costaban las matemáticas tu percepción sobre tu eficacia será menor en situaciones en las que tienes que resolver fórmulas o hacer cálculos.

Científicamente se ha podido comprobar que la confianza en uno mismo puede cambiar nuestra percepción sobre lo que nos creíamos incapaces de lograr.  Si crees que puedes hacer algo lo más probable es que lo logres. Hay cosas que quizás nos cuestan más, nos dan miedo, o simplemente no nos interesan y eso es lo que nos hace pensar que no podemos para no admitir que no queremos intentarlo. Si  crees que en tu trabajo o profesión no se puede utilizar la creatividad,  ya has decidido colocar la primera barrera para bloquear tu pensamiento creativo. El mito prevalece porque así lo crees.

A mí nunca me ha gustado el dicho: “ Fíngelo hasta que lo consigas” (fake it until you make it) prefiero cambiarlo por “cree en ti hasta que lo puedas crear”. Yo pensaba que la creatividad era un poder mágico que sólo algunas personas talentosas tenían. Todo cambió cuando empecé a creer en mí y comencé a explorar mi proceso creativo y el de otras personas que se atrevieron a creer en sí mismas para desarrollar sus hobbies, hacer grandes proyectos o empresas. El problema no es que hayamos perdido nuestra capacidad de pensar creativamente, sino que hemos perdido nuestra creencia en nosotros mismos y en la capacidad para aprender, adaptarnos y crecer.

💫 ¡Haz la prueba! Si te gusta escribir puedes comenzar diciéndote a ti misma que tú sabes escribir y para demostrártelo vas a escribir cinco minutos todos los días en tu cuaderno o computadora; escribe la primera línea, al día siguiente la segunda y así sucesivamente. Si crees que puedes escribir un libro, de repente te abres a la posibilidad de que logres escribir unas pocas palabras al día, algunos capítulos a la semana, hasta que después de unos meses te veas con tu primer borrador. Estoy segura que después de un año de esfuerzo, constancia y perseverancia, terminarás creyendo en tu capacidad creativa.





Creatividad a flor de piel

Foto; Iliana Bohème

Foto; Iliana Bohème

Creatividad Altamente Sensible

En las investigaciones realizadas sobre los tipos de personalidad del MBIT, se ha podido comprobar que las personas que se caracterizan por tener una personalidad altamente creativa son las que obtienen como resultado los indicadores: INTP, INFP, ENTP o ENFP, debido a que la creatividad se correlaciona más fuertemente con la intuición (N) y la percepción (P).

Sin embargo, se ha demostrado que muchas personas altamente sensibles a pesar de ser muy intuitivas y/o perceptivas se les hace difícil reconocer su potencial creativo; piensan que la creatividad no está en ellos, hasta que se ven haciendo un trabajo monótono o estudiando una carrera que no resuena con ellos para sentir su necesidad de expresar su creatividad en otro ámbito profesional o personal.

Paradójicamente, una vez que descubren su potencial les cuesta convertir sus ideas en productos tangibles y reconocer el valor de su trabajo. Los grandes proyectos como pueden ser: escribir un libro o hacer un álbum de música, son mucho más desafiantes de lo que imaginaban; se sobresaturan con todas las instrucciones y exceso de información por lo que la ansiedad los invade bloqueando su creatividad.

Mi indicador es ENFP y cuando leí sobre los resultados de estos estudios, comprendí que esto sucede porque no somos conscientes del ritmo de nuestro proceso de creación. Las personas altamente sensibles necesitamos tiempo para recargar energía y diseñar una estructura que nos permita ejecutar un plan de acción adaptado a nuestras necesidades.

Mi experiencia me ha enseñado que para poder tener éxito en la realización de nuestros proyectos creativos, primero necesitamos comprender cuál es nuestro proceso y elegir aquellos proyectos que sean significativos y que estén alineados con nuestros valores.  Si no sintonizamos con lo que nuestro corazón realmente quiere es cuando se presentan los problemas de ansiedad, agobio y desequilibrio emocional.