El arte de conducir las emociones II

Agradece.png

La Otra Cara - Segunda parte

Exploratips para transformar las emociones

🌟Registra tus sentimientos. Hablar, escribir y dibujar son los métodos más terapéuticos que existen para  poder observar nuestras emociones a través de los sentidos. Haz journaling (escribe un diario), grábate en audio o en video; conversa con alguien de confianza, crea scrapbooks con imágenes y frases para expresar tus emociones. La idea es transferir los sentimientos al papel o a la grabación para poder visualizarlos, en crudo, sin ningún tipo de filtro ni edición.

Una vez que  puedas expresar lo que sientes. Piensa en cómo podrías transformar esas emociones en energía positiva. Dale la vuelta y si sientes que no puedes porque el dolor es muy intenso, mira a tu alrededor y ¡agradece!

🌟Agradece por todo lo que tienes en tu vida.  Agradece por la electricidad, por el agua, por el sol, por la lluvia. Al despertar observa el cielo y agradece por un nuevo día. Abre la nevera de tu casa y agradece por cada alimento que existe. Mira tu cuerpo y agradece por cada célula sana que habita en ti.

Para poder cambiar el mundo primero tenemos que empezar a agradecer por lo que ya tenemos y no darlo todo por garantizado.  Todo empieza por ti #séelcambio

🌟¿Tienes rabia o impotencia?, ¿sientes ganas de patear o pegarle a alguien? Es el momento perfecto para comenzar a practicar artes marciales como: Karate, Taekwondo o Jiu-jitsu.  Existen diferentes estilos que te servirán para aprender a canalizar tu ira, mejorar tu salud, practicar tácticas de protección personal y disciplina mental que te ayudarán a recobrar el equilibrio y fomentar la confianza. En YouTube hay miles de videos gratis. Tienes la suerte de tener Internet, electricidad y encima contar con alguien que practica su pasión ofreciéndote sus técnicas de manera gratuita. Por último, complementa tu práctica con ejercicios de meditación y Yoga para equilibrar la energía.

🌟Si sientes tristeza, lo mejor es destapar el canal de agua de tus ojos.  Permite que la emoción fluya sin importar lo que piense la gente; deja las lágrimas sanar tu alma mientras: escribes, compones música, pintas un cuadro, haces alguna actividad artística DIY o sales a la calle a tomar fotos. Ya verás como el dolor se convierte en tu mejor amigo para crear obras de arte que luego podrás exhibir o hasta vender y comenzar tu negocio como entrepreneur.

🌟Si eres de las personas que les cuesta llorar, uno de los mejores recursos que puedes utilizar para sentir la emoción es escuchar música melancólica. El cantautor argentino Gustavo Cerati, dice en una de sus letras “Ponés canciones tristes para sentirte mejor” y esa frase está empíricamente comprobada. De acuerdo con un estudio realizado en la universidad de Tokio, se ha demostrado que la música «triste» resulta placentera porque crea una mezcla de emociones altas y bajas. Cuando se escucha música «triste» se percibe el sentimiento de su compositor de una manera distinta a como uno mismo vive la emoción; ¡se siente empatía! Y empezamos a mejorar gracias a su letra y melodía.

Quizás, esta es una de las razones por las que preguntamos a otros: ¿Cómo estás?, ¿cómo te sientes?, antes de pararnos frente al espejo para preguntarnos directamente cómo nos sentimos.

🌟Por último, no te olvides que como las olas del mar, las emociones van y vienen... Respira, siéntelas, déjalas vibrar.

💫Y tú ¿de qué manera creativa transformas tus emociones?



El arte de conducir las emociones

Imagen por:   Kristopher Roller

Imagen por: Kristopher Roller

Creatividad Altamente Sensible

La Otra Cara - Primera parte

Resulta tan irónico, solemos expresar cómo nos sentimos sólo cuando interactuamos con otras personas. Apenas vemos a alguien  le preguntamos: ¿Cómo estás?, ¿cómo te sientes? Muy rara vez nos hacemos esas preguntas a nosotros mismos. Pareciera que necesitáramos de otra persona para poder expresar nuestras emociones.

En momentos donde confirmamos que ambos estamos «bien» nos retroalimentamos de esa energía positiva. Si confesamos que nos sentimos  «mal», las preguntas que les siguen a esas respuestas son: ¿Por qué?, ¿qué tienes?; le damos más importancia a describir las emociones «negativas» porque como su palabra lo indica, sentimos que en ese momento carecemos de la otra cara; es decir, de una perspectiva positiva.

Como muchos de ustedes ya deben saber, los venezolanos estamos pasando por un momento de bastante oscuridad dentro y fuera del país. Nos hemos quedado literalmente sin electricidad física y emocional por días enteros o por intervalos de tiempo. El otro día compartí mis sentimientos en las historias de Instagram, confesando lo que me estaba pasando en ese momento. El miedo había paralizado mi creatividad y necesitaba que alguien me diera algunas ideas de cómo podía darle apoyo a los venezolanos. Estoy dentro del problema por lo que me cuesta ser objetiva  y no involucrarme emocionalmente.

Al darme cuenta del mensaje que había enviado, se me ocurrió desbloquear mi creatividad tomando acción. Decidí escribir este post.

Las emociones altas tales como: la euforia, la alegría, el optimismo, la pasión y la curiosidad; entre otras, nos hacen sentir bien por lo que las podemos aprovechar para desarrollar el pensamiento divergente, realizar asociaciones inusuales, ser flexibles ante los cambios y  resolver problemas con mayor facilidad. Por el contrario, las emociones bajas como: la tristeza, el desánimo, la ansiedad, la impotencia o el dolor, entre otros; nos permiten ser más introspectivos para conectar con lo que sentimos. El arte de conducir estas emociones bajas está en aprender a observarlas para poder transformarlas en actos creativos.

Ambos estados de vibración son herramientas favorables de las que podemos valernos para el desarrollo de la creatividad.

💫 Continúa en el próximo post...