El Yin y el Yang de la creatividad

DESCANSO RECONSTRUCTIVO.png

Mindfulness Creativo

La mayoría de las personas se quejan de trabajar demasiado ( les guste o no su trabajo) pero no hacen el esfuerzo de cambiar esa situación; y ¿cómo lo van a hacer? Si muchas culturas han glorificado las horas extras como sinónimo de alto rendimiento laboral porque en teoría entre más se trabaja más dinero se hace (lo que no es cierto para muchas personas). 

El hecho es que aunque queramos o no, siempre estamos conectados al trabajo; a través de nuestros dispositivos móviles, revisando los correos electrónicos o redes sociales; con nuestras conversaciones (sales del trabajo para y que desconectarte y no paras de hablar de tu situación laboral durante horas con tu familia o con tus amigos) y por supuesto, en las historias que creamos dentro de la burbuja de los pensamientos donde nos quedamos por un largo tiempo rumiando sobre el trabajo. Desde que los niños van a la escuela entre más tareas y actividades extraescolares tengan mejor. De adultos, muchas personas trabajan de más porque son adictos al trabajo o porque creen que en la empresa los van a valorar más cuando no se están valorando así mismos. 

El trabajo de las ocho horas es una utopía; estudios han demostrado que el tiempo máximo de rendimiento inteligente es de cuatro a seis horas al día. Obviamente se puede trabajar más, pero no es beneficioso a largo plazo para la salud física y mental. Vivimos en un mundo que por mucho tiempo a venerado el trabajar de más y el resultado es el burnout (agotamiento laboral y/o de estudios). Los sistemas de salud pública no les importa la medicina preventiva, sólo les importa que llegues “quemado” con un cáncer, o no sé qué otra enfermedad, para darte de baja; pero antes te dejan sin ahorros porque los tratamientos son caros y tú “quizás” ya tienes el dinero para pagarlos porque para eso has trabajado mucho, ¿cierto? Es una situación alarmante pero lo bueno, porque siempre todo se puede ver desde otro ángulo, es que cada vez somos más las personas que estamos recapacitando y cambiando esta forma de explotación laboral a través de prácticas de cuidado propio para sanar de la adicción a la productividad laboral.

Y es que la clave para ser más productivos se encuentra en el balance entre el trabajo y el descanso. En su libro REST: Why you get more done when you do less  (Descansa: Porqué haces más cuando haces menos), el doctor y escritor Alex Soojung-kim Pang, explica cómo el descanso juega un papel fundamental en la vida de las personas altamente creativas. Apoyándose en estudios realizados por la neurociencia, la psicología y en los rituales creativos de personas famosas en la historia, el Dr. Pang demuestra como dormir bien durante la noche, soñar despiertos durante el día, hacer ejercicio con frecuencia, tomar siestas al mediodía, e irse de vacaciones con regularidad, nutre la creatividad y te permite llevar una mejor calidad de vida en cuanto a productividad y bienestar general se refiere. 

De todas estas actividades lo que más me llamó la atención fue el tema de las vacaciones. 

La mayoría de la gente piensa que irse de vacaciones es sinónimo de no hacer nada: de tomar margaritas en una playa tropical y dormir por diez horas seguidas. Este tipo de descanso nos ayuda a relajarnos, pero si lo que se busca es recuperarse de un burnout y de renovar energías para potenciar la creatividad es necesario hacer actividades que sean diferentes al trabajo diario y sobre todo estimulantes. Practicar un hobby como: leer, pintar, escribir, tocar un instrumento musical, etc; son excelentes actividades para desconectarse del trabajo mientras te relajas en cualquier lugar donde desees hacer vacaciones: en una playa, en otro país o en tu ciudad. Otra actividad que nos ayuda a fortalecer la creatividad durante la época de vacaciones es realizar ejercicios físicos como una larga caminata en la montaña o practicar algún deporte. 

En cuanto al tiempo de vacaciones, el Dr. Pang expone que lo ideal es tomarse vacaciones cada tres meses por un período de dos semanas, pues los efectos de un descanso productivo comienzan a sentirse después de siete u ocho días de desconexión laboral y duran alrededor de dos meses. Sin embargo, las vacaciones un poco más cortas son tan positivas como las largas; lo importante es desconectarse del trabajo habitual y realizar otras actividades que estimulen el pensamiento creativo. El Dr. Pang también explica que las peores vacaciones son las que no se toman. Si sólo se tienen dos semanas al año hay que aprovecharlas; así como hay que utilizar los fines de semana y los feriados para desconectarse completamente del trabajo: apagar los teléfonos, ordenadores y salirse de las redes sociales si las usas para trabajar.  

Una de las cosas que más extraño de vivir en España son sus días feriados; las vacaciones durante todo el mes de agosto que algunas empresas otorgan a sus empleados, o la posibilidad de trabajar menos horas al día para aprovechar el verano y recargar energías. Al igual que las vacaciones escolares que se otorgan después de cada trimestre. El convertirnos en adultos no cambia para nada nuestras necesidades básicas. En el descanso reconstructivo está la clave para vivir una vida balanceada y creativa.

💫 Y tú, ¿cómo aprovechas tus vacaciones para cuidar de tu salud física y mental? Comparte tus Exploratips a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


Crea un ambiente estimulante para tu creatividad

enciende una vela  tip.png

Creatividad Altamente Sensible

Son muchos los factores que influyen en nuestro proceso de creación; uno de ellos es el espacio de trabajo que diseñamos para darle forma a nuestras ideas.  

Existen creativos que eligen irse al campo para escribir un libro, pintar un cuadro o componer una pieza musical en la tranquilidad de la naturaleza; otros prefieren irse a un café con algo de ruido o vivir en la ciudad, trabajar en oficinas abiertas o a puerta cerrada. En lo que a mi se refiere yo prefiero escribir en solitario y sin nadie que me interrumpa.

Cada uno de nosotros es un universo en sí y por eso es tan importante explorar cuál es el ambiente de trabajo ideal de acuerdo con nuestro tipo de personalidad creativa.

El espacio de trabajo que para algunas personas es un cubículo de cuatro por cuatro metros de ancho, necesita contar con elementos que estimulen los sentidos para no sentir la asfixia creativa que produce el cubículo de sólo imaginarlo.

Exploratips para diseñar un ambiente de trabajo que te inspire a crear  


🌟Coloca el escritorio o siéntate con tu portátil frente a una ventana para trabajar con la luz natural y poder generar espacio para pensar. En caso de contar sólo con una pared, píntala de color azul, verde claro o blanco. El azul es genial para suscitar una expansión creativa, el verde te ayuda a potenciar la productividad y el blanco te invita a imaginar diferentes posibilidades.

A su vez, asegúrate de utilizar la silla que te resulte más cómoda; en ella es donde pasas la mayor parte de tu tiempo, por lo que la relación debe ser cien por ciento compatible.

🌟 Rodéate de placeres que estimulen tus sentidos. Coloca una cartelera con fotos, frases de motivación y un calendario grande. En la mesa que no falten bolígrafos y resaltadores de colores; un bambú o tu planta favorita; juguetes antiestrés; una lámpara de lectura; una libreta o post-it; velas aromáticas; un termo de agua para hidratarte y cualquier otro elemento que te impulse a generar ideas y activar la memoria. Por ejemplo, para estimular las ideas yo utilizo un masajeador para la cabeza y una pelota de masaje para los pies.

🌟El escritorio de la computadora es tan importante como la mesa física.  Elige un fondo de pantalla que te inspire y ordena los documentos que tienes regados en el escritorio dentro de carpetas para guardar archivos. Permítete disfrutar de ese fondo de pantalla que quieres ver y no esconder.

🌟Escucha música que te motive a trabajar. La música clásica, el jazz, de ambiente o chill-out, a un volumen moderado ayuda a las personas a sentirse felices con el trabajo que realizan. Aquí te dejo mi playlist favorito para sentirme en estado de flow.

🌟Disfruta de tu bebida favorita. ¿Qué más delicioso que un café para despertar la creatividad? El aroma junto con el sabor del café avivan nuestras neuronas pero la cafeína en bajas dosis nos hace concentrarnos y en mayores cantidades, activa el sistema nervioso. Para crear necesitamos estar en un estado de NO alerta, así que la mejor opción que los expertos recomiendan es tomar café descafeinado.

Ahora si lo que deseas es relajarte, una copa de vino o una cerveza tiene beneficios para crear una productividad de ensueño. Si no quieres beber alcohol,  tomar una taza de té, acompañada de un chocolate negro antes de comenzar a trabajar es un excelente ritual creativo.

🌟Otra vía para que el cerebro produzca serotonina y te sientas con ánimos de crear, es invitando a la risa o al asombro a formar parte de nuestro ambiente de trabajo. Dedica cinco minutos de tu tiempo, dos veces al día, para ver un video divertido o DIY. Te sorprenderás con los resultados.

🌟Por último, si nos enfocamos en los cinco sentidos activaremos automáticamente el sexto: la intuición, el centro del corazón de la creatividad.

💫 Y tú, ¿qué haces para despertar los sentidos en tu espacio de creación?






Celebra tus logros

Foto: Iliana Bohème

Foto: Iliana Bohème

Creatividad Altamente Sensible

Hace dos años tuve una experiencia que cambió la percepción de mi mundo por completo. En un vuelo internacional, justo media hora antes de aterrizar, me dio un gran ataque de pánico. Uno de muchos de los que me han dado a lo largo de mi vida; el problema era que yo no sabía reconocer por su nombre esa sensación; hasta ese momento, cuando me explicaron con nombre y apellido lo que era.

Toda la vida la gente me ha dicho que soy muy nerviosa por lo cual pensé que la ansiedad era sinónimo de nervios. A partir de ese momento comencé a enfocar la atención en mi salud física y mental: empecé a meditar y a hacer yoga, a correr y caminar en la naturaleza, hacer coaching y terapia, comer alimentos nutritivos, dejé de leer las noticias nocivas sobre lo que sucede en el mundo y me dedique a consumir contenido positivo, a escribir en mi diario todos los días, a establecer sanos límites y anotar cada día todas las razones por las que me siento agradecida por la vida que tengo. Aprendí a volver a montarme en un avión no una, sino varias veces para vencer el miedo y a darle prioridad a todo aquello que es importante para mí; a registrar mis tiempos y trabajar al son de mi propio ritmo.

También  he estudiado mucho sobre la alta sensibilidad y la neuroplasticidad, es por eso que hoy comparto mis conocimientos. Es cierto que las personas sensibles suelen alterarse con mayor facilidad por tener un sistema nervioso más excitable pero en mi exploración he logrado descubrir porqué muchas personas altamente creativas caracterizadas por su gran sensibilidad suelen sufrir de ansiedad o depresión.

No era el rasgo de la alta sensibilidad el responsable de mi ansiedad; el problema era la falta de aceptación por no ser ese personaje que yo misma creé en base a las expectativas de la gente que quiero, la cultura en la que nací y de la sociedad en general. Por esa necesidad de aceptación externa que me desconecta de mi centro y me aleja de mi potencial.

Este insight no ha surgido de la nada; ha sucedido porque tengo más de un año creando nuevos caminos neuronales. La primera ruta que he comenzado a  trazar  es la de mi capacidad de observación; hoy soy capaz de reconocer la ansiedad cuando sucede y decir “Uy tengo ansiedad” antes de entrar en un ataque de pánico; y si siento que me empieza a dar el ataque soy capaz de salir de allí antes de que termine de explotar.

Aprendí que la autoexploración, la aceptación y el trabajo diario es el camino para modificar cualquier situación en la vida que nos quita energía para encargarnos de lo que realmente importa: estar bien con nosotros mismos para ofrecerle al mundo nuestro máximo potencial.

💫Y tú ¿qué descubriste durante este último año? Cuéntanos tu historia y comparte tus logros para celebrarlos contigo. 🧡