El arte de deambular

The wander society.png

Mindfulness Creativo

¡Hola exploradores! 

¡He vuelto! Y les quiero contar sobre un descubrimiento que me tiene en estado de euforia contagiosa. 

Durante mis vacaciones de verano explorando la tienda de libros me encontré con The Wander Society (La Sociedad Errante) de la autora e ilustradora canadiense Keri Smith. ¡Una verdadera joya! De esos libros de los que te enamoras y pierdes la cabeza cada vez que lo lees o simplemente piensas en él. Me tiene fascinada, por lo que he decidido contarles un poco de qué se trata y explicarles porqué este libro es fundamental  para el desarrollo del proceso creativo

.*Wander: deambular; vagabundear; errar

En la obra, Smith cuenta que una vez entró a una tienda de libros antiguos con la intención de conseguir un libro de forma aleatoria. En la sección de poesía, tomó una copia vieja del poemario Leaves of Grass (Hojas de Hierba) del  autor Walt Whitman. Abrió el libro y en la página de la portada estaba escrito:

🌟WW will show you the way (WW te mostrará el camino)

🌟Las palabras Solvitur ambulando; una frase en latín que significa "se soluciona caminando" y se usa para referirse a un problema que se resuelve a través del movimiento y la experimentación.

🌟La frase The Wander Society. 

🌟Y un símbolo en forma de un rayo.

Hojeando entre sus páginas, Keri encuentra algunas frases subrayadas y unas notas con símbolos dibujados en los márgenes de las páginas del libro. Todas estas anotaciones llaman la atención de Keri, quien comienza a realizar investigaciones sobre este movimiento y descubre que es una sociedad donde todos los lectores interesados pueden participar sin pagar una membresía

Leyendo su historia; he imaginado esta sociedad como una red social alterna donde sólo las personas que integran el club pueden comunicarse de manera telepática cada vez que en sus caminatas sin rumbo fijo encuentran una frase en algún poste de luz o se sienten asombrados por pequeños detalles que descubren en el ambiente, especialmente en la naturaleza. Por ejemplo: en la danza que realizan las hojas de un árbol cuando sopla el viento o en las formas que se observan en las nubes. Es una sociedad anónima que se conecta a través de los estados de consciencia plena  mientras quienes la integran van deambulando.

Las personas que quieren expresar que pertenecen al grupo se identifican a través del logo de la sociedad. Lo pueden llevar puesto o simplemente pueden marcar los escenarios donde transitan para dejar su rastro. Por ejemplo: pueden dejar un papel con una frase inspiradora junto el símbolo de la sociedad errante (el rayo) para que la persona que lo encuentre sepa que no está sóla y que otra ya estuvo allí en tiempo y espacio.

Deambular es acceder a la verdad de tu ser /To wander is to access your truth self. 
— Keri Smiths

Para mí esta frase lo encierra todo; pues el arte de deambular nos permite estar altamente conscientes de todo aquello que nos asombra y excita; haciéndonos saber que estamos vivos y en sincronía con el universo


The Wander Society nos invita a explorar el mundo  viajando lento mientras vamos caminando sin rumbo fijo para encontrarnos con nosotros mismos nutriéndonos de todo aquello que nos asombra. Porque  para explorar el mundo no es necesario viajar más lejos; solo tienes que mirar más de cerca y con la mente abierta.

💫Yo ya formo parte de esta sociedad, y ¿tú?

Continúa en el próximo post…. 



El Yin y el Yang de la creatividad

DESCANSO RECONSTRUCTIVO.png

Mindfulness Creativo

La mayoría de las personas se quejan de trabajar demasiado ( les guste o no su trabajo) pero no hacen el esfuerzo de cambiar esa situación; y ¿cómo lo van a hacer? Si muchas culturas han glorificado las horas extras como sinónimo de alto rendimiento laboral porque en teoría entre más se trabaja más dinero se hace (lo que no es cierto para muchas personas). 

El hecho es que aunque queramos o no, siempre estamos conectados al trabajo; a través de nuestros dispositivos móviles, revisando los correos electrónicos o redes sociales; con nuestras conversaciones (sales del trabajo para y que desconectarte y no paras de hablar de tu situación laboral durante horas con tu familia o con tus amigos) y por supuesto, en las historias que creamos dentro de la burbuja de los pensamientos donde nos quedamos por un largo tiempo rumiando sobre el trabajo. Desde que los niños van a la escuela entre más tareas y actividades extraescolares tengan mejor. De adultos, muchas personas trabajan de más porque son adictos al trabajo o porque creen que en la empresa los van a valorar más cuando no se están valorando así mismos. 

El trabajo de las ocho horas es una utopía; estudios han demostrado que el tiempo máximo de rendimiento inteligente es de cuatro a seis horas al día. Obviamente se puede trabajar más, pero no es beneficioso a largo plazo para la salud física y mental. Vivimos en un mundo que por mucho tiempo a venerado el trabajar de más y el resultado es el burnout (agotamiento laboral y/o de estudios). Los sistemas de salud pública no les importa la medicina preventiva, sólo les importa que llegues “quemado” con un cáncer, o no sé qué otra enfermedad, para darte de baja; pero antes te dejan sin ahorros porque los tratamientos son caros y tú “quizás” ya tienes el dinero para pagarlos porque para eso has trabajado mucho, ¿cierto? Es una situación alarmante pero lo bueno, porque siempre todo se puede ver desde otro ángulo, es que cada vez somos más las personas que estamos recapacitando y cambiando esta forma de explotación laboral a través de prácticas de cuidado propio para sanar de la adicción a la productividad laboral.

Y es que la clave para ser más productivos se encuentra en el balance entre el trabajo y el descanso. En su libro REST: Why you get more done when you do less  (Descansa: Porqué haces más cuando haces menos), el doctor y escritor Alex Soojung-kim Pang, explica cómo el descanso juega un papel fundamental en la vida de las personas altamente creativas. Apoyándose en estudios realizados por la neurociencia, la psicología y en los rituales creativos de personas famosas en la historia, el Dr. Pang demuestra como dormir bien durante la noche, soñar despiertos durante el día, hacer ejercicio con frecuencia, tomar siestas al mediodía, e irse de vacaciones con regularidad, nutre la creatividad y te permite llevar una mejor calidad de vida en cuanto a productividad y bienestar general se refiere. 

De todas estas actividades lo que más me llamó la atención fue el tema de las vacaciones. 

La mayoría de la gente piensa que irse de vacaciones es sinónimo de no hacer nada: de tomar margaritas en una playa tropical y dormir por diez horas seguidas. Este tipo de descanso nos ayuda a relajarnos, pero si lo que se busca es recuperarse de un burnout y de renovar energías para potenciar la creatividad es necesario hacer actividades que sean diferentes al trabajo diario y sobre todo estimulantes. Practicar un hobby como: leer, pintar, escribir, tocar un instrumento musical, etc; son excelentes actividades para desconectarse del trabajo mientras te relajas en cualquier lugar donde desees hacer vacaciones: en una playa, en otro país o en tu ciudad. Otra actividad que nos ayuda a fortalecer la creatividad durante la época de vacaciones es realizar ejercicios físicos como una larga caminata en la montaña o practicar algún deporte. 

En cuanto al tiempo de vacaciones, el Dr. Pang expone que lo ideal es tomarse vacaciones cada tres meses por un período de dos semanas, pues los efectos de un descanso productivo comienzan a sentirse después de siete u ocho días de desconexión laboral y duran alrededor de dos meses. Sin embargo, las vacaciones un poco más cortas son tan positivas como las largas; lo importante es desconectarse del trabajo habitual y realizar otras actividades que estimulen el pensamiento creativo. El Dr. Pang también explica que las peores vacaciones son las que no se toman. Si sólo se tienen dos semanas al año hay que aprovecharlas; así como hay que utilizar los fines de semana y los feriados para desconectarse completamente del trabajo: apagar los teléfonos, ordenadores y salirse de las redes sociales si las usas para trabajar.  

Una de las cosas que más extraño de vivir en España son sus días feriados; las vacaciones durante todo el mes de agosto que algunas empresas otorgan a sus empleados, o la posibilidad de trabajar menos horas al día para aprovechar el verano y recargar energías. Al igual que las vacaciones escolares que se otorgan después de cada trimestre. El convertirnos en adultos no cambia para nada nuestras necesidades básicas. En el descanso reconstructivo está la clave para vivir una vida balanceada y creativa.

💫 Y tú, ¿cómo aprovechas tus vacaciones para cuidar de tu salud física y mental? Comparte tus Exploratips a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


La creatividad es un viaje

Imagen por:    Taisiia Stupak

Imagen por: Taisiia Stupak

Mindfulness Creativo

La creatividad es una herramienta poderosa de autoconocimiento, expresión libre y transformación personal.

Es el viaje que experimentamos cuando decidimos estar presentes en el proceso creativo para aprender del trayecto que nos hará llegar al objetivo final; cualquiera que éste sea: desde la resolución de un problema matemático, la creación de un artículo o un libro, o la preparación de una receta rica para cenar. Todo lo que producimos y manifestamos es el resultado de nuestra creatividad.

Cuando estamos plenamente conscientes de nuestra capacidad creativa, es decir, cuando practicamos mindfulness creativo; podemos observar como el  proceso creativo es un viaje lleno de aventuras y desventuras con diferentes caminos emocionantes para recorrer. No importa la ruta que elijas, pues cada una tiene algo que enseñarte.

Cuando creas por placer y no por obligación, aprendes a:

🌟Experimentar tu libertad

🌟Jugar como cuando eres niña; sin juicios, ni autocríticas.

🌟Probar todo sin temor a equivocarte,

🌟Encontrarte con tus miedos, enfrentarlos y liberarte de ellos.

🌟Encontrar la solución dentro del problema.

🌟Observar todo el potencial que tienes para poder hacer, deshacer y volver a hacer.

🌟Bailar el ritmo del proceso: un pasito para adelante y otro para atrás.

🌟Romper el cascarón con algo de dolor para crecer a través de la transformación que ocurre en el proceso.  

🌟Ser valiente, constante y perseverar.

A salir de la zona cómoda, a tu ritmo; alegrándote y a veces frustrándote porque las cosas no salen como quieres y tienes que volver a empezar, pero nunca comenzarás desde cero porque ya aprendiste de la experiencia previa y estás avanzado en forma de espiral. Pasando por el mismo punto de partida pero con el conocimiento que el error de la experiencia te da; ascendiendo siempre ascendiendo.   

Cuando honras el viaje de tu proceso creativo aprendes a observar, a vivir lento, a retroceder para parar, respirar y volver a continuar.

💫Para ti ¿qué es lo más apasionante de la creatividad? Comparte tu viaje creativo a través de las redes sociales de Explorando Ideas.


Los beneficios de la vida slow en la creatividad

Vida Slow.png

Mindfulness Creativo

En mi exploración sobre cómo diseñar un estilo de vida que vaya acorde a nuestra naturaleza sensible y creativa, he descubierto que lo mejor es aprender a vivir más despacio; según nuestros propios términos y no según el que impone la sociedad a través de sus reglas one size fits all (la misma talla para todos).

Desde hace más de una década existe un movimiento en el mundo que se conoce como Slow living (vivir lentamente) o como le decimos algunos, vida slow (vida lenta) que consiste en vivir un estilo de vida de acuerdo a tu ritmo, intenciones, valores y el modo de vida que deseas crear para ti. El  movimiento SLOW nació en contraposición al movimiento frenético de consumo de comida rápida ocurrido en el mundo occidental y en especial en Italia durante los años 80. Fue allí, en el país de la comida más exquisita del mundo (bueno, por lo menos para mí) que comenzó el movimiento de comida lenta. S.L.O.W. es un acrónimo en Inglés que significa:  Sostenible, Local, Orgánico y Entero. Esta resolución, marcó el comienzo de una nueva filosofía de vida.

El concepto de la  vida slow, parte de un movimiento que nos invita a detener el ritmo desenfrenado de consumo de comida rápida, cualquier otro tipo de producto, actividades e información impuesta por la sociedad; donde las veinticuatro horas que tenemos al día, o más bien las dieciséis horas (si respetas tus 8 horas mínimas de sueño) no alcanzan para nada porque nos sobresaturamos de actividades por hacer y comprar para evitar pensar y reflexionar sobre las cosas y los caminos que realmente queremos tomar en nuestra vida.

Vivimos en una sociedad que nos ha vuelto adictos a la velocidad porque entre más rápido vamos, menos tiempo tenemos para pensar y crear. Y si no tenemos tiempo para pensar; consumimos cosas que a la larga no nos llenan, transformando la sensación de vacío en adicciones, ansiedades, depresiones y un sin fin de enfermedades.

Detenerte a pensar para dejar de correr no significa que no eres productiva. Al contrario, estás cuidando de ti. Si te pasas la vida corriendo y consumiendo nunca tendrás tiempo de explorar tu creatividad.
— Iliana Bohème

Exploratips para crear una nueva mentalidad y diseñar un estilo de vida slow.


🌟Vive con intención. La intencionalidad consiste en tomar decisiones conscientes. Cada vez que vas a hacer algo pregúntate: ¿Para qué lo vas a hacer?,  ¿cuáles son los beneficios?, ¿cómo te vas a sentir? Si lo que vas a hacer no te va a traer nada positivo es tiempo de eliminar lo que no sirve y modificar la idea para hacer lo que realmente deseas.

🌟Menos es más. El minimalismo es otro estilo de vida que va de la mano con la vida slow. No se trata de no tener cosas, se trata de  tener cosas materiales que te hagan sentir bien; como dice Marie Kondo “spark joy”. No se trata de no hacer actividades, se trata de hacer menos actividades al día para poder estar presente en lo que haces y no ir corriendo de un lugar a otro, ni tratarte como si fueras un robot.

🌟Aprecia lo que tienes. Cuando te detienes a apreciar lo que ya tienes aprendes a vivir en armonía contigo misma; a elegir calidad en vez de cantidad. Tanto en cosas materiales como en relaciones personales. Ser agradecidos incrementa la felicidad y la abundancia en nuestra vida.

🌟Cultiva la paciencia. La paciencia es un arte y yo admiro a todo el que la tiene porque este es mi trabajo constante. Yo también soy víctima de Amazon Prime y de todo lo que sea para mañana o en menos de veinticuatro horas. Esta necesidad de tenerlo todo ya, al momento, es una de las costumbres más dañinas que existen porque ser impacientes nos hace intolerantes tanto con nosotros mismos como con el resto de la humanidad. Si no tenemos paciencia no seremos capaces de crear cosas valiosas en nuestra vida porque la creatividad es un proceso y por lo tanto requiere de mucha paciencia.

🌟¡Aprende a decir no! Eso de que las oportunidades sólo vienen una vez en la vida es una creencia obsoleta. Si cambias tu forma de pensar te darás cuenta que cada vez que dices que no a algo que no quieres hacer otra puerta se abre. Eso de que hay que decirle a todo sí cuando uno no quiere, no lo siente o no es su momento; lo que trae es burnt out , una fuerte sensación de vacío y de desconexión personal.

El movimiento por una vida más lenta y consciente cada vez se hace más fuerte. Lo que comenzó como un movimiento  en contra de la comida rápida hoy se hace presente en cualquier actividad o industria. Ahora hay una versión lenta de casi cualquier cosa que puedas imaginar: dinero lento, crianza lenta, educación lenta, sexo lento, moda lenta, lectura lenta, viajar lento y hasta  existe el movimiento por las ciudades lentas.

💫 Y tú, ¿qué vas a hacer para comenzar a practicar un estilo de vida slow? Toma un momento para pensar y si compartir lo que piensas te hace sentir bien, te invito a escribirme o a dejar un comentario a través de las redes sociales de Explorando Ideas para compartirlo con el resto de la comunidad. ;)